Si los supermercados ya tenían un dura competencia entre aquellos que contaban su existencia por décadas, desde hace unos meses Amazon ha decidido utilizar la ciudad de Seattle como banco de pruebas para aventurarse en este negocio, aunque siempre utilizando su lado más tecnológico para ofrecer algo distinto a sus potenciales consumidores.

Menor tamaño, más especializada

La ciudad norteamericana ya tiene una segunda tienda, en el vídeo que te muestro aquí debajo puedes ver cómo es la primera, que se asemeja al clásico supermercado, de la compañía más importante de venta online del mundo. Amazon Go abre de nuevo sus puertas y, según la información que hemos podido obtener del medio de comunicación Engadget, la nueva tienda será más pequeña y únicamente ofrecerá productos durante la semana y en un horario de siete de la mañana a siete de la tarde.

Habrá menos variedad de producto en un horario reducido

Obviamente, al tener un local más comedido, 134 metros cuadrados frente a los actuales 167 metros cuadrados, muchos productos ofertados en la tienda principal no estarán en las estanterías del local situado entre la Quinta Avenida y Avenida Marion. Por ejemplo, esta tienda no venderá alcohol, pan o leche, aunque la oferta de otro tipo de productos como desayunos, comidas y cenas listas para llevar seguirá estando presente.

Un concepto innovador

Por si no conoces este formato de venta al público, las tiendas Amazon Go ofrecen una visión distinta al supermercado de toda la vida. En esta ocasión, si quieres comprar en una de sus dos localizaciones, tan sólo tendrás que coger los productos que desees, escanearlos con la aplicación de Amazon y salir por la puerta. Automáticamente, todos los productos serán cargados a tu cuenta y cobrados a través del medio de pago elegido.

Amazon Go quiere abrirse un hueco en la ciudad de Seattle. The Verge
El formato llegará a más ciudades de Estados Unidos en un futuro cercano

El capital humano no está abandonado en las tiendas, ya que allí trabajan personas que preparan cierto tipo de comida para llevar, ayudan a los clientes que se encuentran en el interior del establecimiento y reponen el surtido a medida que éste se va agotando. Ya son dos las tiendas existentes y próximamente, en información que hemos podido obtener del medio digital The Verge, se unirán más ciudades como San Francisco y Chicago.