Amazon se ha convertido en el pilar fundamental de la distribución comercial. En pocos años pasado de servir como una biblioteca virtual de libros electrónicos a entregar cada día millones de paquetes en todo el mundo. Todos sabemos que tiene presencia internacional, pero, ¿hasta qué punto pueden llegar a ser entregados los paquetes?

La compañía comandada por Jeff Bezos cuenta con su propia flota de aviones para poder realizar entregas en un menor tiempo. La logística es una de las piezas clave de esta empresa, por lo que debe contar con algunos de los servicios de transporte más ventajosos. Ahora bien, ¿qué ocurre si se debe entregar un paquete en alguna zona alejada de las principales urbes del mundo?

Amazon opera en el Himalaya para contribuir al desarrollo de esta zona rural

Es más, vayamos un poco más allá. ¿Cómo puede gestionar una compañía como Amazon la entrega de un paquete en un lugar como la cordillera del Himalaya? Sí, la paquetería también puede llegar a ser ofrecida en estos puntos gracias a unos transportistas muy especiales. Es más, no veremos furgonetas o camiones, los senderos difícilmente lo permitirían.

Entonces, ¿cómo se produce la entrega? Según se puede leer en la edición digital del The New York Times, una pequeña ciudad como Leh, situada en la plena sucesión de montañas, suele aprovechar el servicio que ofrece Amazon para la compra de una serie de productos. El proceso de formalización del pedido y la entrega ha traspasado fronteras. ¿Te gustaría conocer cómo se lleva a cabo el transporte de dichos bienes? Veámoslo.

Un servicio único en esta zona geográfica

Nada más y nada menos que a 3.500 metros sobre el nivel del mar. A esta altitud se encuentra el emplazamiento de Leh, el lugar más alto donde ofrece sus servicios Amazon. Cada mañana, un avión descarga en un pequeño aeropuerto cercano unas 15 o 20 bolsas con mercancías gestionadas por la compañía de distribución.

Amazon entrega paquetería hasta en lugares tan recónditos como el Himalaya. The New York Times

Tras ello, unos pocos operadores cargan las mercaderías en un pequeño camión hasta un punto que actúa como almacén, lugar donde se reparten entre diferentes repartidores para efectuar las correspondientes entregas. Ahora bien, ¿hay alguna diferencia entre este servicio y el que se ofrece en cualquier otro lugar del mundo? Lo cierto es que no.

El colaborador de que opera en el Himalaya debe reunir los valores que exige Amazon

Cada uno de los colaboradores debe llevar un uniforme oficial que acredite ser un repartidor de la marca distribuidora. De igual modo, debe contar con la propia tarjeta de identificación y seguir el protocolo estipulado por Amazon en cada una de sus filiales.

Este servicio, según se puede leer en el portal citado, lleva operando desde otoño del año pasado. Su apuesta por este mercado fue una de las soluciones implementadas como requisito a abordar en una estrategia basada en un principio; contribuir al desarrollo económico de las zonas rurales más desfavorecidas.

Un reparto fundamentado en el uso de motocicletas

El Himalaya, dado que se ha librado parcialmente de la urbanización, cuenta con accesos a las áreas rurales que pueden suponer un suplicio para la mayoría de los medios de transporte. Por ello, uno de los mejores medios para poder realizar las entregas es el uso de la motocicleta de montaña, tal y como se puede observar en la imagen de a continuación.

La mayoría de las entregas de paquetería en el Himalaya se realiza con motocicletas. The New York Times

La mayoría de los repartos se realiza con este medio de transporte ya que es muy ágil en los ascensos. No obstante, todo depende del tamaño y número de pedidos, algo que está comenzando a suponer un esfuerzo extra a los repartidores. En tal caso, se suelen realizar los desplazamientos en vehículos de 4 ruedas preparados para las condiciones del terreno.

Las nevadas de invierno pueden derivar en el uso de vehículos todoterreno

De hecho, el uso de vehículos con capacidades offroad se hace más notorio en las épocas invernales, momento en el que se producen intensas nevadas que dificultan la entrega de paquetería. En algunos momentos puntuales del año, el reparto de paquetería se cancela por horas o días al quedar incomunicadas las zonas como Leh.

El número de servicios se ha incrementado de manera exponencial desde que comenzasen las entregas. Por este motivo, no se descarta que se incremente el número de vuelos procedentes de Nueva Delhi con una cantidad de productos que no para de intensificarse. ¿Estamos ante un nuevo orden mundial en el servicio de mensajería?