Las abejas han demostrado ser un pilar fundamental en toda la cadena alimentaria en el mundo animal. Su capacidad para polinizar áreas y establecer nuevos ecosistemas le ha permitido establecerse como un elemento fundamental para la propia existencia del ser humano. De ahí que se estén realizando importantes acciones con el fin de preservar unas condiciones de vida que les han sido arrebatadas.

Dada su gran influencia sobre nosotros, aunque sea de forma indirecta, en la actualidad existen múltiples líneas de investigación diseñadas para conocer más la forma de vida de estos insectos. De ello puede depender, de hecho, el futuro de la humanidad si la tasa de vida de los mismos se sigue reduciendo de forma desproporcional año tras año. Multitud de programas hay vigentes.

El objetivo es encontrar respuesta a dudas sobre el coche autónomo y los drones

Uno de los que más atención ha llamado del público es la instalación de antenas con el objetivo de conocer mejor cómo es la operación de vuelo de cada unidad. La detección de los movimientos son guardados en un microchip que, después, son analizados. La finalidad es obtener datos necesarios para sortear obstáculos y ser aplicables, en un futuro, a la industria del coche autónomo y de drones.

Su funcionamiento está dotado con una ayuda económica de 5 millones de dólares, por lo que varias organizaciones son las que están trabajando activamente en un proyecto que ha establecido su base en la Universidad de Sheffield. Y bien, ¿cuáles son las principales características del programa? ¿Cómo consiguen los investigadores y con qué finalidad toda la información que recopila cada abeja?

Veamos qué se espera conseguir con el programa, dónde se están realizando los experimentos y en qué ámbito y, por supuesto, qué es lo que se espera conseguir a lo largo de los próximos meses con esta innovación. Teniendo en cuenta el momento actual que está viviendo la industria, su resultado puede ser fundamental para entender la industria que está por llegar próximamente.

Abejas para dar vida a los futuros drones y coches autónomos

En la actualidad, el diseño de los coches y drones autónomos parte de la premisa de la utilización de sensores y cámaras guiadas por la inteligencia artificial. Esto, no obstante, no es suficiente para poder superar algunos obstáculos. Copiar los movimientos de las abejas podría hacer posible contar con un software con más calidad que los que disfrutamos actualmente.

Las abejas con antenas se han convertido en una nueva alternativa para investigar sobre el coche autónomo. Daily mail

Varios centenares de abejas ya cuentan con esta tecnología, algo que está permitiendo a los científicos registrar toda la actividad de estas mientras se encuentran en pleno vuelo o, simplemente, en el interior del panal. Ahora bien, ¿por qué es tan importante conocer datos sobre sus maniobras de giro o interpretación de sus movimientos respecto al resto de obreras?

Las abejas están sometiéndose a pruebas en circuitos cerrados y al aire libre

Es importante destacar que cada insecto nunca choca durante el vuelo con otro. Esto es fundamental para entender el futuro de la industria dedicada a los drones o al de los coches autónomos. De hecho, el registro de los movimientos por parte de los microchips ya ha sido introducido en una unidad de un dron. El resultado ha permitido conocer, con una mayor aproximación, cómo funciona el mecanismo.

¿Veremos próximamente auténticos enjambres de drones sobre nuestras cabezas? Las aplicaciones potenciales de estos aparatos no tripulados son infinitas, por lo que este campo de visión se ha convertido en una de las líneas de investigación más destacadas a nivel tecnológico. ¿Cuáles son algunas de las conclusiones a las que se están llegando con la instalación de estas antenas?

Un proyecto que logrará proporcional información fundamental

El vuelo de las abejas permitirá conocer nuevos comportamientos que podrán ser aplicados a esta nueva y joven tecnología que ya está desarrollándose. Entre otros aspectos, será de especial relevancia la creación de movimientos que sean reconocibles por el resto de unidades, algo que llevan realizando estos insectos para informar sobre amenazas, intrusos o, simplemente, la disposición de polen.

Este dron ha conseguido interpretar la información recopilada por el chip de las abejas. Daily Mail

Una de las curiosidades más destacadas de estas investigaciones es la posibilidad de obtener datos mientras las abejas discurren por un circuito creado a partir de realidad virtual y, por otro lado, al aire libre. La combinación de ambas pruebas es lo que permite la obtención de la información que, posteriormente, puede ser relevante si es llevado al sector de la autonomía en la conducción.

Se espera que, según se puede leer en el portal Daily Mail, no haya innovaciones de gran calado, al menos, en el corto plazo. Se trata de investigaciones en las que se necesitan recopilar muchos datos, por lo que habrá que esperar un tiempo para conocer cómo puede, el funcionamiento de las abejas, incurrir en la mejora del vuelo de los drones o, en su caso, en el del funcionamiento de coches autónomos.