El mundo de la telefonía móvil está bastante dividido entre fanáticos de las distintas compañías. Así como hay personas que son fieles a una marca, sin importar los defectos que puedan tener sus lanzamientos más recientes, la mayoría de la gente prefiere sopesar los pros y los contras antes de aventurarse a cambiar de dispositivo.

¿Será complicado cambiar un Apple Watch por una Xiaomi Mi Band 2?

En este artículo quiero compartir contigo mi experiencia personal en el terreno de los wearables. He pasado de utilizar un Apple Watch a una Xiaomi Mi Band 2, un cambio bastante drástico, aunque ahora te explicaré los motivos y todas las diferencias que he podido encontrar hasta la fecha.

Cambio doble

Lo primero que me gustaría que quedase claro es que el paso del reloj inteligente de Apple a la pulsera cuantificadora de la compañía china no ha sido por falta de funciones del wearable de la empresa californiana, sino por cambio de dispositivo móvil. El paso de iOS a Android conlleva ciertos sacrificios, entre los que se encuentra no poder utilizar el Apple Watch con el sistema de Google.

Ante la disyuntiva de permanecer únicamente con el teléfono móvil o pensar en adquirir un nuevo dispositivo que llevar conmigo, me decidí por esta última opción. Sin embargo, las funciones que más he utilizado en el reloj de Apple me permitían poder pensar en comprar una pulsera cuantificadora que, aunque pueda parecer que es un producto más enfocado al deporte, en mi caso cumple perfectamente con lo que estaba buscando.

Conoce cómo es cambiar Apple por Xiaomi.

En los próximos párrafos te contaré las diferencias entre ambos dispositivos en aquellas funciones que más útiles me resultan. Este no pretende ser un análisis exhaustivo, sino que quiero demostrar que tanto los relojes inteligentes como las pulseras cuantificadoras siguen teniendo su público objetivo.

No pierdas ninguna notificación

Creo que este aspecto es uno de los que más valoro desde que tengo en mi muñeca un dispositivo inteligente. Quizás si no has utilizado nunca un wearable, no le veas gran utilidad, pero te aseguro que una vez probado es difícil vivir sin las notificaciones en la muñeca. ¿Qué notificaciones me resultan más útiles?

En mi caso particular, no necesito vivir pegado al teléfono móvil, con lo que muchas veces o lo tengo en silencio o lejos de mí, así que no me entero de todo lo que va apareciendo en la pantalla. Esto no es un problema. Cuando llega una llamada, el wearable se convierte en mi salvador. Mi primera función imprescindible es la notificación de llamadas.

La función de llamada del Apple Watch no tiene rival

En el caso del Apple Watch, el apartado de llamadas es claramente superior a la Mi Band 2. No solamente puedes leer quién es la persona que te está llamando, sino que puedes contestar desde el mismo reloj. Sin embargo, si lo que quieres es saber cuándo te están llamando, la pulsera china cumple perfectamente su cometido.

Contando pasos

Otro aspecto que me resulta muy útil es la posibilidad, que tienen ambos dispositivos, de cuantificar múltiples variables. Digamos que ambos productos son capaces de medir aspectos básicos de nuestro día a día, aunque cada uno lo hace a su manera. Por ejemplo, la integración del sistema operativo de Apple con su reloj inteligente posibilita que los datos sean bastante más fiables.

Sin embargo, algo que me resulta incomprensible es que una pulsera de menos de 30 euros sea capaz de cuantificar, con mayor o menor precisión, el sueño cada noche, mientras que un reloj de cerca de 300 euros, dependiendo del modelo, necesite de aplicaciones de terceros para hacerlo. Además, la Mi Band 2 mide las horas de sueño de manera automática, detectando el momento en que nos acostamos y nos levantamos. Este punto, de cuantificación, es claramente favorable para Xiaomi.

Alarma silenciosa

Imagino que cada persona tiene unos gustos y unas costumbres utilizando sus dispositivos personales. En mi caso, una función que me resulta básica es la posibilidad de utilizar la vibración del wearable para despertarme por la mañana. Que estos dispositivos te permitan no molestar a la persona que tienes al lado, es una de esas cosas que no se valoran hasta que se prueban.

La vibración del Apple Watch es suave y configurable

Sin embargo, nada tiene que ver la vibración propia del Apple Watch con la de la Xiaomi Mi Band 2. Si la pulsera cuantificadora del gigante asiático vibra de una manera estándar, y además no puede ser configurada, la vibración del reloj inteligente de la empresa de Tim Cook es una auténtica maravilla. Es más, te diría que el efecto que produce en tu mente es más parecido a un toque suave que a una vibración. A pesar de esta diferencia, ambos dispositivos cumplen a la perfección en este aspecto.

El veredicto

A modo de resumen te diría que si tienes la capacidad económica para gastarte el dinero que vale un Apple Watch de última generación, te hagas con uno. Sin embargo, si tienes un teléfono móvil con el sistema operativo de Google, esa no será una opción válida. No te preocupes, Xiaomi tiene la solución perfecta para ti.

La pulsera cuantificadora te mide pasos, calorías, sueño y pulsaciones. Tendrás notificaciones de llamadas, mensajes y aquellas aplicaciones que tú elijas. Y lo más importante, solamente 30 euros te separan de ella. Creo que en este caso, esa diferencia abismal de dinero será uno de los factores determinantes para la mayoría de usuarios.

Apuesta por el Apple Watch si eres fan de Apple y por la Mi Band 2 si quieres sencillez y eficacia

Seguramente el ecosistema de Apple propicia que se haga un mayor esfuerzo, quienes puedan, en disponer de los productos de la marca de la manzana para redondear la experiencia de uso. En mi caso, el cambio a Android y a la pulsera de Xiaomi ha sido de todo menos traumático. En realidad, echo muy poco de menos mi antiguo iPhone y Apple Watch. Queridos fanáticos de Apple, existe vida más allá de Cupertino.