Cuando la tecnología no funciona correctamente, siempre es necesario echarle la culpa a alguien. Faltaría más. En este caso, la involuntaria protagonista de esta historia no mide apenas unos pocos centímetros y es conocida por provocar extrañas muecas de pocos amigos cuando su presencia es avistada. Hablando en serio, un pequeño molusco terrestre ha provocado la detención de una de las líneas del tren de alta velocidad japonés.

Crónica de una muerte eléctrica

Quizás no estés leyendo la noticia del siglo, ya te digo yo que no lo es, pero me resulta muy curioso contar como un pequeño invertebrado ha podido poner en jaque al sistema de trenes de Japón, concretamente a un modelo de la compañía JR Kitakyushu. En este caso, según la información que hemos podido encontrar en el prestigioso medio de comunicación CNN, sabemos que el pasado 30 de mayo hubo un problema eléctrico en una de las líneas, en la región de Kyushu, y la culpable resultó ser una babosa, quemada por la electricidad, que medía únicamente tres centímetros.

La alta velocidad lleva décadas instaurada en Japón. The Japan Times
Parece mentira que algo tan minúsculo puede parar una línea de trenes en el siglo XXI

El problema provocado por este animal fue realmente intrincado, ya que los sucesos se produjeron a las 9:40 de la mañana, hora punta en la que los trabajadores se desplazan a sus respectivos trabajos, viéndose en la necesidad de parar un total de 26 trenes. Un hueco en la caja de fusibles de la línea hizo que la babosa se colase en ella. En declaraciones a CNN, un portavoz de la compañía aseguró que:

No hemos oído acerca de pérdidas de corriente causadas por babosas en los años más recientes. Si encontramos ese hueco en la investigación, en el futuro, lo arreglaremos.