Materiales como el litio han vivido un crecimiento exponencial en términos de consumo. Las nuevas tecnologías, enfocadas al mundo digital, han provocado que se haya intensificado el uso de este material. Las baterías dan soporte a la inmensa mayoría de dispositivos, por lo que se ha vuelto un recurso esencial en la sociedad actual.

Su complejo proceso de producción, no obstante, ha provocado que todavía, a día de hoy, solo haya una cantidad muy reducida de empresas capaces de fabricar los ‘pulmones’ de nuestros terminales, tables u ordenadores, entre otros múltiples productos. ¿Está abocado este mercado a mantener su posición oligopolística? ¿Dónde habría que buscar alternativas al mercado actual?

La impresión 3D está ganando adeptos conforme mejora su tecnología en el mercado

Tal y como ya viene siendo costumbre, la impresión en 3D parece ser el motor tecnológico que tendrá un mayor recorrido en el futuro. Esto es lo que podría pensarse tras analizar las múltiples implementaciones que está adquiriendo conforme se descubren nuevos métodos en la fabricación de productos. Las baterías e ion litio, en este sentido, copan el último ejemplo.

Y te preguntarás, ¿por qué estamos ante una de las revoluciones más destacadas en materia de innovación? Los próximos años podríamos ver cómo el clásico diseño estándar de las baterías podría dar lugar a toda una serie de nuevas soluciones con diseños más flexibles. Esto podría provocar que nuestro concepto actual sobre el móvil cambie por completo en el medio plazo.

Veamos cómo se ha podido llevar a cabo una batería producida en un único paso gracias a la impresión 3D. Tal y como te mostramos a continuación, el desarrollo de esta primera unidad no ha sido sencillo, ¡ni siquiera son eficientes sus cualidades! Pero, sin lugar a dudas, sirve para demostrar lo mucho que está avanzando el diseño y fabricación gracias a esta técnica revolucionaria.

Una primera demostración del potencial de esta futura tecnología

Tras muchas pruebas realizadas, se ha conseguido establecer un proceso de fabricación que culmina con la formalización de una batería moldeable. Esto quiere decir que basta con introducir los datos en una máquina de impresión en 3D con la forma que deseamos, para disponer del producto unos minutos más tarde. ¿Cómo han conseguido materializar esta disruptiva innovación?

Las baterías impresas en 3D podrían estandarizarse en un futuro. Engadget

Según se puede leer en el portal Engadget, en relación al estudio establecido en el portal ACS Publications, se ha conseguido superar la principal limitación que ofrecía esta tecnología; la que afectaba a los polímeros utilizados tradicionalmente en este tipo de impresión, los cuales no eran conductores iónicos. Un equipo de investigadores ha logrado crear una solución alternativa.

El grafeno se ha convertido en uno de los materiales con más futuro en la tecnología

La inclusión de electrolito y materiales como el grafeno ha permitido crear baterías con unos diseños que podrían tener especial repercusión en el futuro de varias industrias ligadas a los productos tecnológicos. Según se puede apreciar en las primeras conclusiones, se puede crear una batería que se adapte a la perfección a una forma determinada.

Las primeras pruebas, como suele ser habitual, no legitima su increíble futuro en la industria. Se ha conseguido fijar un máximo de 60 segundos de autonomía suministrando energía a una luz de tipo LED. Este dato, por tanto, demuestra lo mucho que queda por hacer en los próximos años para conseguir una eficiencia mayor que las baterías convencionales.

Un producto con implementación muy destacada en el medio plazo

Para fabricar cada unidad se adhirió al tradicional ácido poliláctico, el material más utilizado en la impresión 3D, otras soluciones como el grafeno y unos nanotubos de carbono con el objetivo de mejorar de manera exponencial la conductividad. Todo ello, de manera conjunta, le ha permitido a esta tecnología disfrutar de una eficiencia, aunque sea mínima, para almacenar energía eléctrica.

Acaban de descubrir una nueva tecnología para crear en casa baterías de ion litio gracias a impresión 3D. Mobil

El desarrollo de esta tecnología continuará a lo largo de los próximos meses. Se espera que se pueda contar con nuevos avances que permitan, en un futuro, dar una mayor flexibilidad a los dispositivos móviles. ¿Cómo podrá influir esta tecnología en el futuro desarrollo de los terminales? Muy sencillo.

Las baterías de los terminales móviles en el futuro ofrecerán más autonomía

En la actualidad, crear un dispositivo en el que se aproveche al completo la disponibilidad de espacio, no está asegurado. De hecho, existen espacios en los que se podría agregar algún que otro mAh. La inclusión de baterías con diseños mucho más efectivos podría tener una correlación positiva con una mayor autonomía.

No obstante, debemos ser cautos todavía. Habrá que esperar todavía un tiempo para ver si se consiguen mejoras a nivel exponencial o si, por el contrario, estamos ante una innovación que no tendrá mucho más desarrollo en los próximos años.