Usualmente el mundo de Kickstarter es una mezcla de aparatos futuristas con diseños cuidados y tecnología que se abre paso, creando necesidades donde no las había, por ejemplo, sacando al mercado infinidad de skateboards eléctricos. En este caso, el artilugio es de un corte casi industrial. Veamos sus principales características y qué puede aportar a nuestro mundo electrónico.

Un brazo multiusos

Si te hablo de un brazo robótico, enseguida vendrán a tu mente dos tipos de productos. Por un lado, aquellos que forman parte de las fábricas más automatizadas, donde los procesos de emsamblaje necesitan de tanta precisión que ya la fuerza de trabajo humana no vale para dicho cometido.

Olvídate de la ciencia ficción y sé bienvenido al mundo real

Por otro lado, seguramente la palabra robot te hace rememorar películas de ciencia ficción donde, normalmente en un lejano futuro, humanos y máquinas conviven en mala sintonía, que suele ser lo que desencadenada mil y una historias. En este caso, nada más lejos de la realidad. Ni ciencia ficción, ni factorías humeantes. ¿Quieres conocer al protagonista del artículo?

Concepto de Z-Arm. Kickstarter

Te presento a Z-Arm, un brazo robótico que, con infinidad de usos, puede realizar tareas artesanales, cotidianas o profesionales. Ideado y fabricado por la compañía HITBOT, este artilugio, que busca financiación de personas afines a dicha tecnología, tiene mucho que ofrecer.

Características de Z-Arm

Estoy hablando de un brazo robótico, pero el producto es, más bien, una suerte de columna con piezas móviles que facilitan tareas de precisión. Con una capacidad de carga de 2 kilogramos, no se arruga ante nada. Además, también puede transportar objetos más delicados como puedes ver en el vídeo que te dejo aquí debajo.

Una de las características más destacadas es que puede utilizarse de manera individual o de forma colaborativa, que es como ellos lo llaman, es decir, que pueden trabajar a la vez más de un brazo y realizar tareas más complejas. Además, gracias a su interfaz de programación de aplicaciones solamente tendrás como límite tu propia imaginación.

Preciso e inteligente, ese es Z-Arm

Su precisión es de 0,02 milímetros y su velocidad es de 430 grados por segundo de giro de la parte inferior, que digamos que actuaría como la mano de una persona. Además, incorpora algunas funciones que le otorgan cierta inteligencia, aunque solo sea por aprendizaje de máquina. Por ejemplo, si mientras está siendo utilizada alguna parte de tu cuerpo entra en contacto con él, se detendrá automáticamente para prevenir accidentes. Por otro lado, además de una aplicación para dispositivos móviles, podrás enseñarle movimientos de manera manual.

Trabajos que puede realizar Z-Arm

Está bien, primero voy a contarte aquellos trabajos más profesionales que este dispositivo inteligente puede acometer. Habría que decir, lo primero, que para realizar las distintas tareas el Z-Arm permite intercambiar sus cabezas y así poder incorporar ayudas o herramientas. Entre las actividades que podemos encontrar está, por ejemplo, la grabación de distintos tipos de material a través de un haz de láser, la creación de figuras en 3D o convertirlo en un destornillador eléctrico de alta gama.

Pasando al terreno de lo mundano, este artilugio también te permitirá servir unos deliciosos cafés con los dibujos que están tan de moda entre los camareros más creativos del negocio, coger un vaso de agua, servírtela y acercártelo sin ningún tipo de problema o hacerte unas tostadas en su perfecto punto sin que tengas que quemarte las yemas de los dedos.

Z-Arm haciendo tostadas. Kickstarter

Pero eso no es todo. Puedes incorporar un accesorio para hacer el vacío, un soldador profesional que evitará que te chamusques las cejas o un taladro de alta precisión. Como puedes leer, las opciones solo las limita la propia imaginación y la tecnología que ponga HITBOT en manos de sus usuarios. Hablando de éstos, si quieres hacerte con uno de estos curiosos y útiles brazos robóticos, puedes participar en la financiación del proyecto con un mínimo de 1.399 dólares, 1.250 euros al cambio o 25.500 pesos mexicanos, con la recompensa de un Z-Arm y dos accesorios intercambiables.

Funciones del Z-Arm. Kickstarter

Conclusión robótica

Nada existe hasta que alguien lo imagina

Quizás este producto sea uno de los que más me ha interesado y llamado la atención a la hora de analizar y no por su utilidad personal, porque no me dedico a ninguna actividad que necesite de un brazo robótico, sé hacerme unas tostadas, pero sí por la multitud de opciones que plantea. Seguramente el futuro no se parezca en nada a esto, pero el hecho de haberlo imaginado y haberlo sacado al mercado es digno de elogiar.

Espero seguir trayendo más productos curiosos y tecnológicos, porque no todo van a ser iPhone, Note 8 o noticias de WhatsApp. La tecnología abarca tantos campos que es complicado ponerle una barrera en las décadas que nos está tocando vivir. Simplemente se necesita una mente imaginativa y alguien que dé forma a los sueños de un inventor.