La tecnología aplicada a la fotografía ha dado un vuelco en los últimos años en términos de innovación. Esto, además ha tenido lugar en las diferentes plataformas destinadas en el sector. Tanto analógicas, como réflex o las que disponemos en el smartphone, se han incorporado soluciones de gran nivel para acercar la alta calidad a nuestras vidas.

Esto, además, se extrapola a otros apartados como el peso del cuerpo o la inclusión de un diseño muy comprimido, lo que contribuye a que sea más sencillo llevar el aparato a cualquier sitio sin penalizar la nitidez de las imágenes y retratos. Ahora bien, ¿ha ido la tecnología demasiado lejos? En ciertos aspectos, lo estándar del mercado todavía no es suficiente, tal y como muestra el ejemplo de hoy.

El mundo de la fotografía ha sufrido importantes avances en el mundo de la medicina

En ciertos ámbitos muy específicos, no vale con que un producto se haya vuelto más liviano o haya reducido sus dimensiones. En algunos sectores como el sanitario, por ejemplo, se requiere que el tamaño sea minúsculo y que el peso esté en consecuencia a ello. Como resultado, se ha conseguido producir la alternativa diminuta que requiere esta industria.

La OmniVision OV6948 CameraCubeChip se ha convertido en el sensor más pequeño del mundo en el mercado de la fotografía. Gracias a su conjunto, es posible realizar todo tipo de pruebas médicas en las que sea fundamental el tratamiento visual de órganos y otros elementos del cuerpo humano. Tanto es así dispone del Recórd Guinness por esta faceta tan peculiar. Ahora bien, ¿qué ofrece a cambio?

El hecho de contar con un tamaño tan compacto, está diseñada para ofrecer un desempeño destacado en el ámbito sanitario. Con forma de cubo, cumple a la perfección con su función. Ahora bien, ¿se ven penalizadas las imágenes que obtiene? ¿Qué grado de realismo podemos obtener con un producto de estas características? Veamos de lo que es capaz esta obra de ingeniería.

Una cámara para fines muy concretos orientados a la medicina

Lo primero que llama la atención, como es lógico, son sus medidas exactas. Tal y como se puede observar en la propia página web de la firma, cuenta con una superficie de 0,575 mm x 0,575 mm. Esto podría equivaler a lo que mide un grano de arena y, por supuesto, bastante menos de lo equivalente a un grano de arroz. Y bien, ¿cómo es su verdadera imagen? Aquí tienes una comparativa.

La cámara OmniVision OV6948 es considerada como la más pequeña del mundo. F4 News

Tal y como se puede apreciar, a la fotografía anterior se le ha tenido que aplicar zoom para poder observar cómo es del mismo tamaño que la punta de un lapicero corriente. Esto es, justo, lo que le permite poder analizar, por ejemplo, qué hay tras los vasos sanguíneas en una intervención. Gracias a su discreción, es posible acceder a los espacios más difíciles en el cuerpo humano.

Esta cámara dispone de un tamaño muy parecido al de un grano de arena

Pese a que su principal orientación comercial es el campo sanitario, en los últimos años ha tenido también otras ventajas en otros sectores relacionados con la reparación de elementos informáticos de última generación. Y te preguntarás, ¿por qué es uno de los gadgets fotográficos más demandados en el sector? Es capaz de realizar fotografías y vídeos con una resolución de 200 x 200 hasta 30 fps.

Es increíble ver cómo un producto con tal tamaño puede llegar a captar imágenes con una nitidez en alta definición, ¿verdad? Sin duda, se ha convertido en una de las mejores herramientas para determinar, por ejemplo, qué posibilidad hay de que células cancerígenas desarrolladas puedan ser el comienzo de un tumor. Sin duda alguna, un adelanto tecnológico de vital importancia.

Una funcionalidad eficiente sin penalizar el tamaño

El sensor de la cámara es capaz de contar con un gran ratio de apertura pese a las limitaciones físicas existentes. Esto le permite, todavía más, reflejar mejor aquello que se enfoca. Ahora bien, ¿estamos ante una tecnología que ha alcanzado el summum? OmniVision ya está trabajando en una próxima generación que le permitiría disfrutar de un mismo tamaño con la garantía de mejorar, todavía más, la calidad de imagen.

La cámara más pequeña del mundo en comparación con el tamaño de un clip. Image Sensors World

Lo endoscopios y catéteres médicos es el terreno natural de este producto innovador, pero cada vez más está teniendo una mayor implicación en otros mercados alejados de la salud. Como es lógico, esta solución no está orientada al público convencional. De hecho, debido a su coste, solo es accesible para organizaciones y entes públicos destinados al mundo de la asistencia médica.

Ahora bien, ¿veremos en los próximos años propuestas con estas características dirigidas al público convencional? ¿Y si se utilizasen para copiar en exámenes o realizar grabaciones sin el permiso de otras personas? Habrá que estar atentos/as para ver cómo las empresas especializadas en la industria encaran la posible fabricación de dispositivos de estas características.