El mundo de la salud ha dado importantes cambios a lo largo de los últimos años. La detección precoz de enfermedades se ha convertido en una de las mejores opciones que hay para salvar vidas humanas. Afortunadamente, existen múltiples tipos de pruebas para dar con las claves a la hora de revertir una situación determinada o, simplemente, controlar los efectos de una anomalía.

Esto, principalmente en los últimos años, ha supuesto una gran revolución en términos de incidencia. La realización de pruebas se ha estandarizado en el sector de la salud, hasta el punto de obtener diagnósticos preventivos y en primeras fases de enfermedades. La prueba de heces, por ejemplo, ha servido para detectar cáncer de colon en las primeras estaciones del problema.

Una nueva cápsula permitirá detectar enfermedades más rápido que la prueba de heces

Ahora bien, ¿por qué esta prueba es limitada? Teniendo en cuenta que su análisis solo determina sustancias que han pasado el organismo, se requiere de la continuación de otros trabajos con el objetivo de analizar dónde está, efectivamente, el problema real. Es por ello que conviene retrasar el diagnóstico unos días más para poder iniciar el tratamiento. Esta demora puede ser fatal.

Para evitarlo, unos investigadores de la Universidad Purdue de Indiana, Estados Unidos, han conseguido crear una cápsula capaz de centrarse, principalmente, en un área determinada del flujo intestinal. De esta forma, es más fácil descartar problemas relacionados con el estómago o el colon. ¿Estamos ante una reducción de los plazos en relación con la detección de enfermedades?

Veamos cómo funcionaría esta tecnología, por qué puede ser fundamental para explicar una nueva forma de entender el diagnóstico en el sector sanitario y, por supuesto, cómo se procedería para obtener la información que se está buscando. He aquí las claves que demostrarían un nuevo avance en el campo de la detección precoz de anomalías en el funcionamiento del organismo.

La evidencia sobre la detección precoz de enfermedades determinadas

Uno de los problemas vinculados a la prueba de heces está especialmente relacionado con la dificultad de detectar el lugar exacto en el que se encuentra la anomalía detectada. Esto obliga a realizar múltiples pruebas para seguir descartando patologías. Esta cápsula en cuestión consigue captar bacterias que se acumulan en el intestino con el objetivo de analizar su composición posterior.

Las cápsulas descubiertas permitirán detectar enfermedades más fácilmente. New Atlas

Es esto justo lo que permite una detección de índices anómalos en áreas mucho más focalizadas. Ahora bien, ¿cómo evita la descomposición a su paso por el estómago? La clave está en la disposición de un hidrogel determinado. Gracias a su tecnología, consigue disolverse la capa protectora únicamente en el lugar indicado, pudiendo extraer muestras en un área mucho más concreta.

La capa protectora permite obtener información sobre un espacio determinado

Además, la cápsula podría servir para la obtención de la información precisa de un espacio determinado en función de la intensidad de la capa protectora. De hecho, este valor sería programable, pudiendo modificar su grosor con el objetivo de establecer el lugar en el que se pretende contar con la información determinada.

La inclusión de un émbolo determinado permite introducir dentro de la cápsula una muestra determinada y su correspondiente cierre tras concluir la misma. En su recorrido restante, se dejaría llevar por el intestino hasta su expulsión definitiva. Sería en el análisis posterior donde se podría conseguir la detección de potenciales problemas intestinales.

Un adelanto en investigación para detectar enfermedades

La detección de enfermedades mediante esta práctica, según se puede leer en el portal tecnológico New Atlas, permitirá focalizar todos los esfuerzos en la detección de una patología derivada de la disposición de unas bacterias determinadas. De esta forma, se conseguirá una mayor proporción de personas curadas por la necesidad de menos días para el diagnóstico.

Esta cápsula permite reducir el número de pruebas para detectar enfermedades. New Atlas

Según se puede leer en dicho portal, el coste de producción de cada una de las unidades podría estar próximo al dólar, por lo que sería de fácil acceso a la comunidad hospitalaria a nivel internacional. Aun así, lo cierto es que todavía queda realizar una serie de estudios para garantizar su viabilidad entre el público.

La cápsula requiere todavía superar una serie de controles determinados

La realización de biopsias, como estás viendo, cambiará drásticamente en el futuro. Habrá que esperar todavía un tiempo para conocer cuáles son las posibles líneas de investigación relacionadas con esta curiosa innovación.

Mientras tanto, se seguirá recurriendo a unos canales de diagnóstico que se han visto ciertamente deteriorados debido a la irrupción con fuerza de la Covid-19, la enfermedad del coronavirus para la que ya se está trabajando en una vacuna en términos internacionales. Y tú, ¿crees que terminará imponiéndose esta medida en el mercado? A nivel de coste, se reduciría exponencialmente.