La industria de la distribución está jugándose su futuro. La llegada y estandarización de la tecnología e-commerce, ha provocado que cada vez haya un mayor número de usuarios que realice sus principales comprar a través de las plataformas de Internet. Basta con ver cómo Jeff Bezos se ha convertido en la persona más rica del mundo para entender el nuevo marco de este sector.

Ante esta situación, ¿está el tradicional sistema de compra condenado al fracaso? Lo cierto es que no, ya que la adquisición de productos como alimentos seguirá siendo presencial para una buena parte de consumidores. De igual modo, se espera que en los próximos años se incluyan nuevas tecnologías a disposición del cliente para incentivar la adquisición de nuevos productos.

Caper ha creado un carrito de la compra con inteligencia artificial

¡Hasta el clásico carrito de la compra podría ver cómo se transforma! Este elemento básico para entender el supermercado lleva desde sus inicios sin incluir una renovación de relieve. Al fin y al cabo, ¿quién iba a decir hace unos años que se plantearía una innovación como la que presentamos a continuación? Caper, así es la denominación de esta curiosa opción.

La mejora de este producto guiará al usuario en la toma de decisiones sobre su cesta, facilitará el pago del importe de forma mucho más sencilla y, por otro lado, potenciará las ventas de los operadores comerciales. ¿Estamos ante una auténtica revolución en el mercado presencial? Es importante destacar que este sistema ya está siendo empleado en 2 supermercados en Estados Unidos.

Veamos, por tanto, cuáles son las capacidades de esta tecnología y por qué podría convertirse en una clara innovación de relieve en el campo de los supermercados. Es importante hacer especial hincapié en que también cuenta con su correspondiente lado oscuro. Todo indica que en el medio plazo podría hacer perder puestos de trabajo.

Ya son 3 las cadenas de supermercados interesadas por el proyecto

Key Food Fresh, Met Fresh y Pioneer Supermarkets, estas son las firmas del mercado de la distribución que ya han implementado un programa piloto relacionado con esta tecnología. ¿Qué podemos esperar de un sistema que rompería completamente con el modelo que hasta ahora ha supuesto la venta presencial en supermercados?

Tal y como se puede observar en las imágenes anteriores, ofrecidas por la propia compañía que se ha encargado del diseño y producción de esta innovación, este carrito de la compra cuenta con diferentes tecnologías llamativas. Lo primero que debe destacarse es la inclusión de 2 sensores para contabilizar el precio y el tipo de producto, según se puede leer en Engadget.

Este carrito inteligente podría ser rentable en el medio plazo gracias a la IA

La pantalla, como es lógico, se encarga de la apreciación de precios, lista de todo aquello que pretendemos adquirir y con una gran cantidad de potenciales soluciones. Además de ello, cuenta con un sistema basado en inteligencia artificial para calcular el peso que supone la última pieza agregada, lo cual será básico para determinar el coste de la fruta o la verdura.

De igual modo, dispone de un sistema de recomendaciones por el que el supermercado podrá obtener unos beneficios extra. La compañía ofrecerá nuevos productos, en relación con los incluidos anteriormente en el carrito, para la elaboración de nuevas recetas y platos de cocina. Ahora bien, ¿por qué no son todo beneficios?

Una innovación que hará caer el factor humano en la industria

¿Por qué Caper no será muy beneficioso para el nivel de empleo? La creación de un producto de estas características evitará la necesidad de contar con personal en los cajeros. Será el propio carro el que contabilice en todo momento la potencial factura. De hecho, al finalizar, se podrá realizar la gestión para pagar los productos, un paso que tendrá implicación para el supermercado.

El carro de la compra de Caper incluye inteligencia artificial para mejorar la experiencia de consumo. Twipu

El carrito terminaría sustituyendo un puesto que en la actualidad, en países como España, genera varios miles de puestos de trabajo. Esta destrucción de empleo generaría, no obstante, una disminución de costes muy destacada para las principales compañías del sector.

Los primeros datos apuntan a que el usuario gasta más con el carrito inteligente

La prueba piloto que está llevándose a cabo en la actualidad podría estar reflejando una tendencia que podría incentivar su estandarización. Pese a que no se conoce cuánto podría costar cada unidad, se estima que cada usuario eleva hasta una media de un 18% lo que gasta en su visita al supermercado.

Esto no hace más que corroborar el incentivo que podría tener para las principales empresas del sector de la distribución el hecho de optar por esta tecnología. Aun así, habrá que esperar todavía unos meses para conocer, con una mayor fiabilidad, en qué se traduce el uso del carrito inteligente de Caper en los establecimientos en los que está usándose.