Estamos ante una de las semanas más especiales del año para la mayoría de personas de nuestro país. Mañana recibimos al nuevo año, mientras que este próximo fin de semana tendremos la fiesta más especial para los niños y niñas. Así que, como yo también llevo un niño dentro, me he decidido a escribir mis deseos tecnológicos a los famosos Reyes Magos. Espero que me escuchen.

Teléfonos plegables

Así como este año 2018 ha sido el de la confirmación de los teléfonos móviles con el famoso notch, o ceja, parece que el próximo año tendremos noticias acerca de los dispositivos plegables. Samsung ya ha sido pionera en la presentación de esta tecnología, además de ser uno de los fabricantes de pantallas más importantes del mundo. Si alguna compañía quiere implantar este sistema, seguramente tenga que pasar por caja y adoptar las pantallas de la firma surcoreana. Pero, ¿qué podemos pedir a estos terminales?

Infinity Flex Display es la pantalla plegable que Samsung incorporará a varios de sus futuros terminales. TechEBlog
Quiero ver una tableta escondida en un teléfono móvil

Si eliminamos la dicotomía entre iOS y Android, ya que parece que la compañía de Tim Cook aún esperará un tiempo para ver cómo adoptamos esta tecnología, parece que los teléfonos que puedan plegarse deberían tener ciertos elementos, al menos para mí, para que sean atractivos y justifiquen su elevado coste, como todo parece indicar. Mi principal demanda sería que podamos disfrutar de una tableta dentro de un teléfono móvil, sin medias tintas.

Samsung solo ha confirmado que el terminal con esta pantalla plegable llegará en 2019. Wccftech
¿Tendremos un diseño moderno en estos terminales?

Aún no se de qué manera y en qué tamaño deberían salir al mercado estos terminales, pero, si lo tengo plegado, quiero que no ocupe apenas espacio y pueda utilizarlo para comunicarme, navegar por redes sociales o realizar fotografías, mientras que cuando lo despliegue quiero tener un dispositivo lo suficientemente grande como para disfrutar del contenido multimedia y los videojuegos sin renunciar a nada. Una segunda demanda, en este caso más compleja, sería que su diseño continúe las líneas ya implantadas, aunque con una tecnología tan novedosa se antoja difícil.

Interactividad con series y películas

Hemos acabado el año con una de las películas más sorprendentes, de la mano de Netflix y Black Mirror. Si eres usuario de esta plataforma de entretenimiento y aún no has visto su película interactiva, acaba de leer este artículo y dale al play, porque no tiene desperdicio alguno. La película, en realidad, no presenta ningún tipo de argumento o interpretación digna de destacar, pero la manera en que está montada y, sobre todo, la manera en que nos presenta la historia, haciéndonos partícipes de ella, son dignos de alabar.

¿Veremos un éxito similar en contenido interactivo en 2019?

Black Mirror: Bandersnatch está siendo todo un éxito de visualizaciones, además de estar logrando que Netflix esté en boca de todos, si es que en algún momento ha dejado de estarlo. En mi caso, le pido al nuevo año que más plataformas de entretenimiento se sumen al carro, además de la propia Netflix, y nos ofrezcan más contenido de este tipo, que debería posicionarse como el futuro del consumo en los hogares.

Asistentes vitaminados

Por último, parece que el año 2018 ha sido el de la confirmación que los asistentes de voz, a través de los altavoces inteligentes, empiezan a posicionarse como un elemento más de nuestras casas. Si Amazon ha traído a Alexa hasta nuestros hogares, con su interacción como una de las mejores muestras del mercado, quizás servicios como Google Assistant o Siri deberían ponerse las pilas y mejorar la manera en que nos ayudan en el día a día a través de sus productos, por ejemplo Google Home o el conocido HomePod.

El lenguaje natural debería empezar a ser utilizado por las IA

Me gustaría que los equipos que se encuentran detrás de estas inteligencias, hallen la manera de que los usuarios podamos conversar con nuestros asistentes de la manera más natural posible. Si hasta ahora únicamente podemos enviar comandos de voz, que no siempre funcionan como deberían, esa fluidez entre humano y máquina debería potenciarse en este próximo año, para que estas piezas tecnológicas no se estanquen en su crecimiento. Esperemos que los Reyes Magos tecnológicos se porten bien y podamos contaros grandes noticias en los próximos doce meses.