El futuro pasa por los asistentes inteligentes, y cada vez tenemos más pruebas de ello. Por ejemplo, Google Home y Google Home Mini acaban de aterrizar en España, dando a conocer al público en general de lo que es capaz Google Assistant en nuestra propia casa. De hecho, el hogar es uno de los contextos donde los asistentes podrían desempeñar su máximo potencial.

La domótica, los hogares inteligentes, están más cerca de lo que pensamos, y nuevas posibilidades aparecen cada día. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Una investigación llevada a cabo por el prestigioso The New York Times ha mostrado una cara oculta de esta nueva tendencia, la del acoso y la intimidación.

Nuevas tecnologías que pueden ser peligrosas. Xiaomi

Un nuevo método para el maltrato

¿Qué relación podría existir entre la domótica y el acoso? La verdad, mucha más de lo que podríamos imaginar. El periódico neoyorquino ha llevado a cabo una serie de entrevistas para destapar la forma en la que algunos acosadores están utilizando las posibilidades de los hogares inteligentes para maltratar a parejas y familiares.

Las nuevas tecnologías han dado lugar a nuevas formas de acoso

Como podemos leer en Engadget, altavoces, cámaras de seguridad y hasta cerraduras inteligentes pueden ser usadas para espiar e intimidar a las víctimas de formas muy diferentes.

Algunos de estos sujetos, los cuales suelen ser los mismos que instalan los dispositivos tecnológicos, controlan y monitorizan a sus víctimas gracias a distintos elementos como las cámaras, los sensores de movimiento y los micrófonos. Mediante ellos, pueden llegar incluso a grabar momentos íntimos de las víctimas, extorsionándolas e intimidándolas.

Conocemos los peligros de que nuestra imagen circule por internet, y se intenta concienciar a las nuevas generaciones para que tengan mucho cuidado con aquellos contenidos que comparten. Por desgracia, quienes se ven envueltos en este tipo de acoso pueden no tener la forma de defenderse.

Desde la música hasta la luz, todo vale con tal de hacer daño

Sin embargo, estos no son los únicos métodos. Subir y bajar el volumen de la música, no dejar dormir, encender y apagar luces, o simplemente espiar, son conductas muy practicadas por estos maltratadores que pueden convertir la vida de las víctimas en un infierno.

Imagina lo que sería que un sujeto tuviera un control casi absoluto de tu hogar, incluso mientras no se encontrara en él. Esto es lo que viven cada día algunas de estas personas.

Los peligros de la tecnología

El gran desarrollo de la tecnología durante los últimos años nos ha otorgado una inmensidad de posibilidades. Precisamente por este basto abanico que se nos abre, es muy importante que tengamos en cuenta los peligros que puede acarrear el mal uso de estas herramientas.

Como has podido comprobar, están surgiendo nuevas formas de acoso, de maltrato, que no podríamos ni haber imaginado hace algunos años. Los maltratadores encuentran nuevos métodos para hacer daño, por lo que debemos ser plenamente conscientes de ello. De esta manera, podremos lograr que la ayuda llegue lo antes posible a las víctimas.