Es evidente que la mayoría de redes sociales son, a grandes rasgos, lugares de reunión digitales. Todos y todas nos hemos visto, en estas semanas de cuarentena mucho más, en la situación de perder un innumerable número de horas frente a la pantalla de nuestro teléfono móvil. Ya sea que estemos al tanto de la actualidad en Twitter, que nos guste ver las historias que publican las personas a las que seguimos en Instagram o queramos entretenernos con vídeos virales en TikTok, todos hemos pecado. Sin embargo, esta última aplicación esconde un pequeño secreto.

La censura de la hipocresía

Recientemente, gracias a la información que hemos podido leer a través del medio de comunicación digital The Intercept, hemos conocido ciertos documentos clasificados de la aplicación de moda y éstos dejan en muy mal lugar a sus creadores. El resumen simple y directo de estos documentos, y lo que realmente ha sorprendido a la comunidad online, es que los moderadores del contenido que se sube a la red social tienen claras instrucciones de censurar discursos políticos, pero también de hacerlo en caso de considerar que el usuario sea feo o pobre.

TikTok censura usuarios por no cumplir determinados estándar. Fastlykke
TikTok parece asumir parte de culpa en este turbio asunto

Parece que la imagen que se quiere ofrecer, en la plataforma, no admite la variedad de físicos, intelectos y recursos que existen en el planeta. Un portavoz de la empresa china, Josh Gartner, ha asegurado a este medio de comunicación que:

La mayoría de directrices que se utilizan en los directos, y que han sido analizadas por The Intercept, ya no se encuentran en uso o nunca han estado en vigor. En relación a la política de supresión de vídeos en los que aparecen usuarios poco atractivos o pobres, era un mero intento de prevención del bullying, pero ya no tienen lugar y no se estaban utilizando en el momento en que The Intercept los obtuvo.