El mercado militar es uno de los que recibe una mayor participación de los ingresos del Estado. Las principales potencias mundiales, cada año, invierten ingentes cantidades de dinero en la obtención de mejores soluciones armamentísticas con el objetivo de proteger mejor sus fronteras. Sin embargo, existe un arma que ha permanecido inalterable con el paso del tiempo, el Kalashnikov.

Tras muchos años en los que se han incorporado varias soluciones, sigue siendo uno de los pilares entre el equipamiento de muchos soldados. Su sencillo mecanismo y abaratamiento del proceso de producción ha servido para que esté presente en los principales ejércitos del mundo. Ahora bien, con la llegada de las nuevas tecnologías, ¿tiene sentido seguir potenciando su uso?

El ZKZM-500 dispone de un láser capaz de hacer igual de daño que una bala convencional

China es uno de esos países que más ha contribuido en la innovación militar. Desde hace unos años, su capacidad para desarrollar armas sofisticadas ha sido indiscutible, hasta el punto de que se han conseguido importantes avances en la materia. Uno de ellos, el rifle ZKZM-500, ha llamado particularmente la atención de los noticiarios y prensa especializada.

La tecnología láser, al parecer, ha llegado ya al ejército chino. En esta ocasión, se ha conseguido sustituir la bala convencional que incorpora pólvora por un haz de luz capaz de quemar la piel de un enemigo desde la distancia. Una especie de dardo de calor invisible es el que se encarga de provocar un daño de gran factura en el adversario. ¿Cómo es posible?

Veamos cuáles son las posibilidades del ZKZM-500, qué expectativas de producción hay en el futuro y en qué consiste la innovación creada con el objetivo de sustituir de forma prolongada el arsenal que ha ido quedando técnicamente obsoleto. ¿Y si estamos ante una solución que ponga fin a los proveedores de balas convencionales?

Sin ruido y desde un kilómetro de distancia como elemento diferenciador

La AK-47 de origen chino y diseñada para no utilizar balas dispone de 2 principales señas de identidad; la ausencia de ruido en el disparo y la efectividad desde una posición situada a unos 1.000 metros. ¿Estamos ante el producto con mayor potencial para el cuerpo de francotiradores? Según se puede leer en el medio local South China Morning Post, estas son sus virtudes esenciales.

El arma ZKZM-500 emite una luz láser de alta temperatura que es inapreciable para el ojo humano. Security Magazin

Cuenta con un calibre de 15 milímetros y un peso de unos 3 kilogramos, lo que la sitúa muy próxima con el arma más destacada del mundo, la mítica herramienta de origen soviético. Sin embargo, los beneficios son múltiples, ya que el soldado no agotará su munición en el campo de batalla. Esta diferencia puede llegar a ser fundamental en situaciones críticas.

Este arma dispone de varias ventajas respecto al modelo convencional más extendido

Una de las curiosidades de este arma letal es que su principal objetivo, como contraposición al AK-47, es inoperar al adversario sin un afán de matar. Al contrario que la versión de fuego, la KZKM-500 busca dejar fuera de combate al enemigo sin cobrar ninguna baja, aunque lo cierto es que una breve exposición puede provocar quemaduras críticas.

De hecho, el haz de luz que se emite y que es indescriptible de cara al ojo humano puede llegar a traspasar varias capas de ropa y atravesar la piel, por lo que su utilidad está fuera de toda discusión. Ante los datos mostrados anteriormente, ¿cuál es el futuro que mejor podría acompañar a este arma de fabricación china? Los comandos de asalto y seguridad de alto nivel serán su refugio.

Un desarrollo funcional en varios escalones del ejército chino

Las fuerzas de defensa del país asiático están comenzando a reforzarse con un arma venido del futuro. ¿Es el láser el sustituto perfecto de las balas convencionales? Al fin y al cabo, un haz de luz es el que se encarga de realizar igual función. En términos de coste, no hay lugar a debate sobre su idoneidad respecto a la alternativa que tiene pólvora como base.

El ZKZM-500 es un arma que se popularizará en el ejército chino en los próximos años. South China Morning Post

Este arma láser, por el momento, cuenta con un precio de unos 13.000 dólares, por lo que solo unos pocos grupos de rescate contarán con este preciado bien. Entre sus curiosidades, cabe destacar la posibilidad de que su disparo es capaz de traspasar ventanas sin romperlas, por lo que se convierte en una de las mejores alternativas a utilizar en caso de toma de rehenes.

Dispone de una autonomía suficiente para realizar un total de 1.000 disparos

Otra de las curiosidades es que la autonomía se mide por número de disparos. Al no disponer de balas convencionales, cuenta con una batería de litio que permite hasta 1.000 disparos por cada ciclo de carga. Esto permite su uso durante una campaña de unas horas, algo que parece suficiente para la concreción de actuaciones a las que va dirigida.

Habrá que esperar un tiempo para comprobar si todo el ejército termina por incluir el primer arma láser que tendrá fines operativos en combate. Cabe hacerse una pregunta de nuevo, ¿y si las balas tradicionales tienen fecha de caducidad?