Con el paso de los años, las redes sociales se han convertido en una extensión de nuestro cuerpo. El mundo digital, a medida que han aparecido plataformas, ha adquirido una mayor dimensión. Esto ha provocado que compartamos un gran contenido de nosotros mismos. ¿Estamos divulgando demasiada información? En ocasiones, esto supone algún que otro problema que nos puede llegar a afectar.

Tras todo este tiempo, están abriéndose nuevas soluciones para dar cabida a un nuevo catálogo de servicios. El mejor ejemplo de ello es la eliminación que ofrecen empresas como Google en referencia al borrado de datos. Parece sencillo, ya que basta con solicitar personalmente la eliminación del contenido relacionado con nuestra persona del buscador.

Los ciber-funerales están creciendo principalmente en el mercado asiático

Esto nos suscita una nueva pregunta. ¿Qué ocurre con los datos que hemos compartido durante nuestra navegación una vez que morimos? Todo el rastro que dejamos en la red perdura en el tiempo bajo el código de 0 y 1. ¿Cómo dar solución que pueda satisfacer a la sociedad? Una de las cuestiones que está teniendo un mayor recorrido es la realización de los conocidos como ciber-funerales.

En los últimos años, se ha conseguido adaptar la legislación con el objetivo de proteger los derechos de los usuarios. Mercados geográficos como el surcoreano o el contemplado en Europa ya están introduciendo normativas que prohíben o limitan el uso de datos presentes en el universo digital. En tes sentido, ¿en qué consiste esta nueva herramienta que está ganando un mayor protagonismo?

Veamos por qué los ciber-funerales se están posicionando como una alternativa de primer orden en el ámbito digital. Al fin y al cabo, dejar como albacea a una empresa para que organice la información que quieres que quede para siempre bajo tu firma es algo que puede tener un gran potencial en el futuro. ¿Cómo funciona? Así lo ha explicado Wired.

Una especie de testamento para controlar tu información en la red

¿Imaginas poder contar con una tecnología capaz escoger qué quieres que aparezca en Internet dentro de unos años sobre ti? Esto es justo lo que está empezando a ofrecerse en Corea del Sur. Esto es la tónica general que puede encontrarse en un mercado como el del país asiático, donde las transacciones de datos ocupan una parte muy destacada de la economía.

La alternativa ciber funeral está adquiriendo un mayor sentido con las nuevas legislaciones. Evening Standard

La herramienta ‘gestión de la reputación’ consiste en el servicio que realizan empresas como Santa Cruise en busca de un objetivo, eliminar de la red aquellos datos que puedan comprometer la honorabilidad de una persona en vida o que haya fallecido en el pasado. De esta forma, se consigue seleccionar aquello que el protagonista o familiares decidiese en un determinado momento.

Están apareciendo empresas para eliminar contenido publicado en la red

Algunas de las compañías que llevan realizando esta ardua tarea defienden que se ha conseguido eliminar un porcentaje en torno al 98%, un registro que legitima a este servicio como una de las opciones con un mayor recorrido en el futuro. Al cierre de edición, se han realizado ya más de 5.000 atenciones, un número que se ha multiplicado en los últimos años de forma exponencial.

A ello cabe añadir cómo otras empresas también se han lanzado a este mercado atraídas por la aprobación de medidas como el Reglamento General de Protección de Datos. El modo para operar bajo esta premisa consiste, básicamente, en la realización de solicitudes a Google para la eliminación de las informaciones publicadas por todo tipo de organismos.

Un proceso que conlleva una investigación y expediente

El cliente, en un primer momento, puede ver su demanda satisfecha si las principales plataformas que comandan los motores de búsqueda, acceden a la eliminación del contenido solicitado. En ocasiones, sin embargo, no es posible esta tarea, por lo que el siguiente paso consiste en acudir a la Oficina del Comisionado de Información.

El funeral digital conlleva la eliminación de información por los motores de búsqueda. Wired

Si, pese al hecho de acudir a estas organización, la cual se encarga del tratamiento de datos y negociación con Google, no se consigue una solución, se debe optar por la vía judicial. Ahora bien, ¿cuál podría llegar a ser el coste del servicio en una empresa con la notoriedad de Santa Cruise? Las tarifas suelen estar próximas a los 2.000 dólares al mes.

Borrar contenido en la red no siempre es tarea sencilla

Y te preguntarás, ¿por qué es necesaria la contratación mensual? Al parecer, los cálculos realizados por la firma pronostican que se requiere en torno a una semana la eliminación de hasta 100 mensajes, por lo que dicho precio varía en función de la información que se pretende eliminar de la red.

A día de hoy, este servicio puede parecer absurdo en España o en países de Latinoamérica, entre otros. Sin embargo, su demanda está creciendo de forma exponencial en los últimos años. De hecho, todo parece indicar que su creciente ascenso se mantendrá en el futuro por el gran poder de influencia que están teniendo las plataformas virtuales en nuestro entorno.