Todo lo que tiene que ver con el señor Elon Musk siempre es noticia, pero en esta ocasión no estamos hablando de declaraciones, anuncios o proyectos novedosos, sino que te informamos de la apertura del famoso túnel que el hombre prodigio norteamericano ha excavado en la ciudad de Los Ángeles para descongestionar el tráfico de la misma.

Coches convertidos en trenes

Después de unos cuantos meses de espera, por fin conocemos cómo luce el dichoso túnel y, si te soy sincero, no parece obra de un personaje como Musk. El túnel, iluminado en un color verde brillante durante su presentación, tiene una longitud superior a una milla, casi dos kilómetros, y puede transportar vehículos a velocidades superiores a los 150 kilómetros por hora, aunque durante la prueba realizada en la presentación únicamente se pudo viajar en torno a unos 80 kilómetros por hora.

El túnel dista aún mucho de ser útil a día de hoy, pero es un gran primer paso

Las bondades de este transporte, que utiliza un sistema de ganchos con ruedas que se acoplan a las propias del vehículo, son tan diversas que el propio Elon Musk ha defendido su utilidad en diversos apartados. Por ejemplo, según Elon, puedes crear túneles sin limitación, el clima no es un problema, no se producen atascos y no dividen zonas en las ciudades. En sus declaraciones, recogidas por el medio de comunicación CNBC, se puede comprobar lo orgulloso que está con este proyecto:

Creo que es algo épico. Para mi ha sido una epifanía saber que esto funciona tan jodidamente bien. En poco tiempo, el paseo será suave como un cristal. De momento existen vibraciones en la curvas, pero es únicamente un prototipo. En cuestión de seguridad, si un conductor se desmaya o se vuelve loco, las ruedas del sistema aseguran que el coche permanece en el recorrido.