Tras la conquista de la Luna en 1969 por la misión comandada por Estados Unidos en plena Guerra Fría, el siguiente objetivo que se fijaron las principales organizaciones espaciales fue la llegada a Marte. Desde entonces, no se ha conseguido que ningún ser humano ponga un pie en el Planeta Rojo, pero se espera que esto pueda cambiar a lo largo de las próximas 2 décadas.

Mientras tanto, muchos son los estudios que están analizando cómo debería tener lugar este episodio histórico. Desde hace un tiempo, a las principales misiones llevadas a cabo desde el sector público, se han adherido otras compañías financiadas por el capital privado. Gracias a ello, el interés por conquistar este planeta ha ido en aumento.

Establecer una comunidad en Marte sería muy difícil sin un acondicionamiento primero

Aun así, todavía son muchos los frentes que quedan por resolver para que las futuras misiones puedan ser todo un éxito. Una de las claves para entender la primera visita del ser humano debería contestar a la siguiente cuestión. ¿Está preparada la humanidad para poder formar una colonia a 225 millones de kilómetros de media que separan la Tierra y su planeta más próximo?

El debate debería comenzar por ahí debido, principalmente, a la importancia de las inversiones que se deberían realizar al respecto. Las condiciones de vida, debido a la ausencia de elementos clave para preservar la existencia de la especie, son muy distintas a las presentes en nuestro Planeta. Esto ha abierto una nueva línea de investigación. ¿Y si tuviésemos que esperar aún unos años para pisar suelo de Marte?

El último estudio elaborado al respecto, según se puede leer en el portal tecnológico Futurism, ha abierto un nuevo episodio un tanto controvertido. Tal y como asegura, habría que dar paso a microorganismos y bacterias básicas para preservar la humanidad aquí con el objetivo de aclimatar el terreno a una potencial llegada del ser humano.

Un movimiento que retrasaría la llegada del ser humano a Marte

Una publicación realizada recientemente ha provocado que muchos de los programas que están llevándose a cabo por entidades públicas y privadas se hayan puesto en entredicho. ¿Estamos preparados para la llegada del ser humano al Planeta Rojo? Lo cierto es que no. Esto es así debido, principalmente, a un factor; nuestra especie no dispone de los recursos para formar una comunidad.

Curiosity en una de las misiones en las que participó. NASA

A falta todavía de la confirmación de la existencia de reservas de agua solventes, lo cierto es que se antoja muy difícil nuestra existencia sin un acondicionamiento previo. Esto se realizaría, básicamente, mediante un ingente envío de bacterias y microorganismos que nos aseguran preservar la especie en la Tierra. Es por ello que habría que haber un periodo de transición para la llegada.

Hasta ahora se ha intentado no contaminar la superficie con productos esterilizados

Aun así, esto no aseguraría la continuación del programa, ya que dichas sustancias, fundamentales para preservar nuestra especie, deberían soportar las condiciones climáticas presentes en dicho planeta. De hecho, una de las principales críticas que se realizan en las misiones es que todo lo que se lleva está libre de dichas partículas con el objetivo de no contaminar la superficie en misiones no tripuladas.

Echando una rápido vistazo a la hemeroteca, hemos podido ver cómo ya son varias las misiones que han tenido lugar con el objetivo de descubrir más sobre Marte. En algunas de ellas, algunos robots han conseguido tomar muestras y pruebas sobre la composición de la orografía, pero todo ello se ha llevado a cabo bajo una estricta política para no contaminar el planeta.

Una nueva línea para repetir lo ocurrido en la Tierra

El ser humano ha sido fruto de la evolución continua tras millones de años. Lo mismo ha ocurrido con las millones de especies que habitan hoy en la Tierra. ¿Estamos ante un nuevo ejemplo a seguir en vivo? Algunas voces apuntan a que deberían liberarse en el Planeta Rojo millones de moléculas de microorganismos con el objetivo de que se puedan generar nuevas formas de vida.

SpaceX es una de las principales entidades privadas que buscan llegar a Marte en el medio plazo. La Tercera

Sin embargo, esto entraña una serie de riesgos para las generaciones futuras. Puede que Marte sea un país que reúna unas potenciales condiciones de vida, pero lo cierto es que no serán iguales que las presentes en nuestro Planeta. Por ejemplo, las bacterias presentes en aquel espacio tendrán unos niveles de exposición diferentes a la radiación de los que tienen aquí.

Esta nueva investigación plantea un escenario que nos recuerda a la Teoría de Darwin

Esto, con el paso de años y años, podría derivar en la formación de especies primitivas que estarían preparadas para vivir en tales circunstancias. Siguiendo la crónica prevista por la Teoría de Darwin, solo aquellas especies que lograsen aclimatarse mejor, subsistirían el futuro. Esto nos plantea una cuestión; ¿llegaremos a ver la colonización del Planeta Rojo?

A tenor de estas investigaciones, todo hace prever que no. Sí seremos capaces de ver cómo millones y millones de microorganismos son liberados en la superficie con objeto de analizar el comportamiento venidero, pero difícilmente podamos comprobar cómo evolucionan dichas bacterias a la exposición de la radiación en un entorno completamente diferente al presente en la Tierra.