Durante la instalación de algunos programas suelen salir varias opciones, en ocasiones hay una que si la seleccionamos hace que se inicie al arrancar Windows 10, esto puede ser útil en algunos casos. Ahora bien, no siempre nos encontramos con dicha opción. Pero no pasa nada, realmente se puede hacer independientemente del programa.

Antes de nada hay que tener en cuenta una cosa, no es conveniente hacer que muchos programas se inicien automáticamente al arrancar Windows 10, esto puede hacer que el sistema tarde unos segundos más en estar operativo.

Si nuestro equipo tiene un SSD no tardará tanto en iniciar los programas respecto a un disco duro. Los SSD tienen una tasa de lectura y escritura muy superior a un HDD, así que el impacto a la hora de iniciar varias apps será menor.

Cómo hacer que un programa se inicie al arrancar Windows 10

Hacer que un programa se inicie automáticamente en Windows 10 es muy fácil, apenas lleva unos segundos. Estos son los pasos a seguir:

  • Pulsa las teclas Windows + R

  • Seguidamente tienes que escribir shell:startup

  • A continuación verás una ventana, en ella simplemente tienes que arrastrar los accesos directos de aquellos programas que deseas que se inicien automáticamente al arrancar Windows 10

  • Reinicia el equipo

Si quieres hacer todo lo contrario, o sea, que una aplicación no se inicie automáticamente, el proceso es prácticamente idéntico. Solo tienes que eliminar el acceso directo de la carpeta que se abre al ejecutar el comando shell:startup. No hay que hacer nada más.

En Ejecutar solo hay que escribir shell:startup.

Si quieres saber qué otras aplicaciones se inician automáticamente al arrancar Windows 10 tienes que hacer lo siguiente. Pulsa las teclas CTRL + ALT + DEL (suprimir), seguidamente hay que hacer clic en Administrador de tareas.

El administrador de tareas muestra qué aplicaciones se inician automáticamente.

Se abrirá una ventana con varias pestañas, tienes que seleccionar la que pone Inicio, ahí puedes ver los programas que se inician automáticamente, también si afectan mucho a la hora de arrancar el sistema operativo. Si seleccionas uno y luego haces clic en deshabilitar ya no se iniciará automáticamente, de este modo siempre tendrás el control sobre aquellos programas que se inician junto al sistema operativo.

Como has podido comprobar hacer que un programa se inicie automáticamente es muy fácil. Ahora bien, hay que tener cuidado con algunos programas, sin avisar se inician junto al sistema operativo. Para estos casos lo mejor es abrir el administrador de tareas y echar un vistazo.

El rendimiento del equipo puede verse afectado

No es nada recomendable hacer que se inicien muchos programas automáticamente, sobre todo si tu equipo no tiene mucha memoria RAM y una unidad de almacenamiento tipo SSD. Algunos consumen muchos recursos, así que afectarán al rendimiento del ordenador.

Si por casualidad Windows 10 te arranca lento, puedes hacer una cosa, comprobar si está activado el arranque rápido. Normalmente viene activado por defecto, pero si quieres saber el estado, solo tienes que ir a Opciones de energía y ver si está marcada la casilla Activar inicio rápido (recomendado).