El Wi-Fi es, sin lugar a dudas, uno de los grandes inventos de nuestra época, una herramienta imprescindible para muchos de nosotros que incluso llegaríamos a preferir vivir sin lavadora antes que sin nuestro amado internet. Sin embargo, a veces no deja de ser algo frustrante.

Y es que la tecnología sin cables tiene sus desventajas: mala recepción, lentitud, caídas…Pero tranquilo, nosotros vamos a intentar ayudarte proporcionándote los 10 consejos más efectivos que existen para mejorar tu Wi-Fi. Toma nota.

Usa la última tecnología

Una de las mejores formas de asegurarnos que nuestra red es tan rápida y fiable como puede ser es tener nuestro hardware actualizado. Para ello, tendremos que tener en cuenta que existe red inalámbrica de red local de varios tipos y no todos son iguales en cuanto a velocidad máxima.

¿Sabías que hay varios tipos de redes inalámbricas y que no todas son iguales de rápidas?

Como explica el diario El País, mientras que el Wi-Fi de tipo A data de 1999, el Wi-Fi tipo AC es de 2013. De momento puedes estar tranquilo si vas a realizar una inversión, ya que la próxima actualización tendrá lugar en 2019 y se llamará AX.

Para que te hagas una idea, los estándares B, G y N funcionan sobre la banda de 2.4 GHz, lo que proporciona una velocidad de hasta hasta 11 Mbit/s, 54 Mbit/s y 300 Mbit/s, respectivamente. El estándar AC opera en la banda de 5 Ghz y aunque tiene menor alcance, es más eficaz ya que sus canales están más limpios. Su velocidad máxima es de 1,3 Gbps.

Eso sí, recuerda que para aprovechar al máximo la velocidad deberás tener un router AC pero también una tarjeta de red o un dongle USB con el mismo estándar. A modo de resumen, A, B, G y N son estándares más antiguos y el AC es el más moderno.

Encuentra el canal adecuado

Si tienes vecinos, sus routers probablemente interfieran con el tuyo, degradando la señal. Los routers pueden operar en diferentes canales, por lo que deberemos buscar un canal que tenga cuantas menos interferencias, mejor. Puedes usar algunas herramientas como Network Analyzer Lite o WiFi Analyzer para dar con el canal perfecto.

Así es como podrás elegir el canal más adecuado. Life Hacker

Líbrate de otras interferencias

Pero los routers ajenos no son los únicos que causan interferencias: microondas, teléfonos inalámbricos y otros gadgets pueden fastidiar tu señal. Lo mejor es comprar un router con dual band o banda doble, pero si no siempre puedes intentar alejarlo de estas señales.

Cuidado con los ladrones de Wi-Fi

Hay muchas formas de librarte de los vecinos gorrones, pero la primera pasa por acceder a tu router y cambiar tanto el nombre como la contraseña. Os sorprendería saber cuántas personas dejan el SSID y la contraseña que viene por defecto en la parte trasera del dispositivo.

De forma general, os recomendamos que busquéis en Google el modelo (al final tampoco hay tantos proveedores de internet y estos a su vez suelen tener un tipo de router para usuarios domésticos) que os han proporcionado y allí veáis qué dirección debéis introducir en la barra del navegador. Como informa Wiki, normalmente suele ser http://192.168.1.1/ o http://192.168.0.1/.

Una vez allí se os requerirá el nombre de usuario y contraseña. Normalmente como vienen por defecto, suele ser "admin" en los dos casos. Pero esto podría variar en función del modelo. Asimismo, también te lo pueden cambiar los proveedores con una simple llamada de teléfono.

Como detallan en Gadgerss, otra medida interesante y todavía más efectiva es ocultar tu Wi-Fi frente a ojos ajenos. Si alguien no puede ver tu red, no podrá conectarse. Así que si alguien nuevo quiere hacerlo, tendrá que introducir él mismo el nombre y la contraseña de forma manual. Esto lo puedes hacer en los Ajustes de tu router.

Si no pueden ver tu Wi-Fi, entonces es más difícil que intenten navegar con ella

Finalmente, según detalla Maestro de la computación, tu router debería tener activa la protección encriptada WPA2, que es la más segura que existe frente a otros estándares más antiguos como WPA o WEP, más vulnerables frente a generadores de contraseñas y otro tipo de ataques para generar el password.

Controla tus aplicaciones

Si alguien suele hacer videoconferencias, jugar online, descargar archivos torrents o usar Netflix… entonces es muy probable que el resto de personas que vivís en casa sufráis sus efectos. Para intentar minimizarlo, se puede usar algo llamado Quality of Service o QoS, que controla su ancho de banda. Con QoS, puedes priorizar ciertas aplicaciones sobre otras, por ejemplo las videoconferencias sobre los videojuegos.

Como explican desde ADSLZone en el caso de Movistar, la configuración es bastante sencilla en tu router, pero variará levemente su interfaz en función del modelo. Así que simplemente busca en Google el modelo para conocer los pasos concretos.

Potencia la señal del Wi-Fi con artilugios caseros

Si tu router sigue sin satisfacerte, puedes aumentar su rango de acción con algunos artilugios caseros. Por ejemplo, recortando una lata de refresco y situándola unos centímetros justo detrás de la antena, emulando una antena de TV, como puedes ver en la imagen. Aunque claro, esto solo sirve para los router que aún tienen antena, en nuevos diseños esta va integrada.

El truco de la lata es uno de los más efectivos. Life Hacker

No obstante, también puedes encontrar artilugios bastante asequibles para aumentar la señal, como por ejemplo repetidores, extensores o amplificadores. En Computer hoy nos muestran un ranking con los que ellos consideran los mejores amplificadores en relación calidad/precio.

Programa los reinicios de tu router

Suponemos que gracias a la experiencia diaria sabrás que reiniciar el router es una gran forma de que todo vaya inexplicablemente mejor. Así que puedes ir tú mismo hasta el dispositivo y apagar y encender o mucho mejor, comprar un enchufe programable y que se encargue él de esta tarea.