Hagas lo que hagas: leer el correo electrónico, comprobar las novedades de tus redes sociales, leer la prensa… en internet, puedes estar en peligro. Los hackers y estafadores toman nota de nuestros comportamientos y movimientos para intentar conseguir tus datos financieros y otra información personal. Para estar seguro y proteger tu identidad, asegúrate de evitar esta serie de costumbres que pueden salirte muy caras.

Toma nota de esta serie de malos hábitos que no debes hacer en internet para salvaguardar tu privacidad y seguridad.

Abrir correos de desconocidos

Si eres de esas personas que no se lo piensan dos veces antes de abrir un email y sus correspondientes adjuntos, que sepas que te expones a sufrir phishing. Como cuentan en Consumer, esta técnica consiste en pulsar links o abrir archivos que te llevan a revelar información personal (generalmente para registrarte o acceder a otra página web) o a descargar algún tipo de malware.

El phishing pretende hacerte creer que estás una web de confianza. Media Trends

Para intentar engañar a los más precavidos, algunos timadores incluso simulan ser remitentes de confianza como la de tu banco o de Apple, por ejemplo. Eso sí, presta atención a algunas diferencias notorias porque a veces no se esfuerzan demasiado: la primera de todas, el remitente.

Si dudas de la autenticidad de un correo de tu banco, llámales inmediatamente

Así que sé cuidadoso antes de abrir emails de desconocidos y sobretodo, a la hora de pulsar enlaces o abrir adjuntos.

Si tienes dudas de algo, por ejemplo de tu banco, es mejor que visites su web o que les llames para comprobar la veracidad.

Contarlo todo en tus redes sociales

A veces nos volvemos paranoicos ante los peligros de la red y al mismo tiempo, compartimos todo lujo de detalles en Facebook, Twitter, etc. No es muy difícil para un estafador localizar tu nombre en las redes y obtener información personal tuya, desde tu fecha de nacimiento al nombre de tu madre o si esta semana vas a estar fuera de vacaciones.

No publiques que te vas de vacaciones, mejor cuéntalo a la vuelta

Como detallan desde la web del Ministerio Español de Educación y Cultura, una buena medida es intentar configurar adecuadamente tus redes sociales para que no estén al alcance de cualquiera, poner candados, desactivar la opción de compartir localización y por supuesto sentido común: no hace falta contarlo todo. Ya contarás a la vuelta cómo han sido tus vacaciones.

Conectarte redes Wi-Fi públicas

Aunque es genial poder mirar el Facebook desde una cafetería o perder el tiempo en internet en el aeropuerto, se cuidadoso. Tanto si requieren una contraseña de acceso como si no, las redes públicas permiten que un usuario avanzado sea capaz de ver qué webs visitan y qué información escriben otros dispositivos en el mismo Wi-Fi.

Mucho cuidado en los bares, restaurantes y aeropuertos que ofrecen Wi-Fi gratis. Bussines Insider

Así que si te conectas a una, al menos evita entrar a tu banco o a tus cuentas personales de redes sociales. Según explican en el diario ABC, considera usar una app VPN para incorporar una capa adicional de seguridad.

Aceptar todas las solicitudes de amistad

¡Qué fantástico, tengo 700 amigos en Facebook! Sin embargo, el día de mi cumpleaños me llaman 3 personas, dos de las cuales son mi abuela y mi madre. Tenemos la absurda manía del postureo, de pensar que en redes sociales cuanto más, mejor. En base a eso, aceptamos a casi cualquiera.

Tienes 700 amigos en Facebook, pero en tu cumple solo te llama tu madre y tu abuela

De este modo, muchos stalkers usan las redes sociales para obtener información de víctimas potenciales e incluso de enviar mensajes de acoso.

Antes de agregar a alguien que no conozcas, échale un buen ojo a su perfil y comprueba si tienes contactos en común.

Usar la misma contraseña para todo

No hace falta que te digamos que es necesario que las contraseñas sean robustas. Como nos enseña el diario El Mundo, estas deben contener largas cadenas de caracteres con combinaciones de números, letras, símbolos, etc. Y no es la única medida de seguridad, ya que además deberías asignar un password para cada cuenta. Porque si no, si un hacker obtiene una de las contraseñas, tendrá acceso a mucho más.

Esto es especialmente importante para perfiles de redes sociales, cuentas bancarias, tiendas de ropa online… y no acaba aquí la cosa, también deberías cambiarlas periódicamente.

¿Actualizar otra vez? ¡Qué lata!

Los sistemas operativos, navegadores, programas, antivirus y apps que usamos diariamente no son infranqueables. De hecho, en mayor o menor medida todos contienen algunos bugs y/o vulnerabilidades por los que pueden ser atacados. Lo saben los hackers, que se esfuerzan en dar con ellos, y lo sabe la empresa desarrolladora, que lanza parches y actualizaciones para remediarlo.

Actualizar es la mejor forma de estar protegidos frente a bugs. iPadizate

Desde la Oficina de la Seguridad del Internauta de España, nos insisten en la importancia de mantener tu equipo al día. Si te da pereza (cosa totalmente comprensible por otro lado), prográmalas para que se realicen de forma automática. Aun así, no está de más que compruebes de vez en cuando si efectivamente, se han actualizado.

Dejar nuestro dispositivo a la merced de cualquiera

Puede que algunos hackers desarrollen auténticas obras de arte de la ingeniería para intentar extraer tu información, pero a veces es mucho más sencillo que todo eso: si tienes la mala costumbre de dejar tu ordenador encendido en la oficina, el móvil o la tablet sobre la mesa… entonces, todo mucho más fácil. Cualquier persona puede aprovechar un descuido para hacerse con él.

¿De qué sirve tener un antivirus si luego te dejas en móvil en la mesa del restaurante?

Huelga decir que todos tus dispositivos deben contar con un bloqueo de seguridad que emplee una contraseña o huella dactilar para que, tanto si son sustraídos como si simplemente están al alcance de cualquiera, no sea tan sencillo extraer datos personales.

La magia del autocompletar

Lo sabemos: te gusta a ti y nos gusta a nosotros. ¿Qué hay mejor que la función de autocompletar? Apenas escribes la "E" y tu equipo ya ha rellenado en todos los huecos tu nombre completo, dirección, correo electrónico, teléfono móvil y talla de sujetador, si hace falta.

La vagancia es clave en los descuidos

Se lo estás poniendo muy fácil a los criminales. Haz el esfuerzo y desactiva de tu navegador la función de autocompletar y pierde el tiempo introduciendo tus datos, especialmente los bancarios.

Merece la pena ser metódico en estos detalles para evitar disgustos futuros.

¿De verdad necesitas tantas cuentas?

A veces creamos un usuario con su respectiva contraseña para leer un artículo o comprar un objeto determinado y ya nunca más se supo, no volvemos a entrar a la web. Sin embargo, esa información, que en muchos casos contiene tu nombre completo, datos de contacto e incluso información bancaria pueden ser un riesgo potencial.

Deberías llevar al día cuál es tu huella en internet y si no usas una cuenta, tómate el tiempo necesario para eliminarla. Así sabrás qué información suministras y a qué webs.