Internet lo ha revolucionado todo: la información, los movimientos sociales, la publicidad, ligar… pero si hay un fenómeno que despierta sentimientos encontrados, esos son los youtubers, una profesión que genera dudosos referentes en los más jóvenes y estupefacción entre aquellos que peinan canas, que incluso se atreven a desprestigiar esta labor creativa o incluso asumir que está al alcance de cualquiera, a juzgar por este artículo de Digital Trends que nos insta a "hacernos famosos en internet creando un canal de YouTube" (sic).

Vivir de YouTube es toda una quimera

Parece una obviedad, pero detrás de los viajes paradisíacos de Dulceida o que ElRubius sea imagen de Fanta hay mucho trabajo detrás y aunque solo veamos sonrisas y focos, como con los futbolistas, la mayoría se queda en el camino, como podemos leer en Bloomberg. No me entiendas mal: logran crear un canal de YouTube, pero no les da ni para comer, literalmente.

Y es que puede que DanTDM sea capaz de ingresar 17 millones de dólares en 2017 en su canal de YouTube hablando sobre Minecraft, logrando ser el youtuber mejor pagado según Forbes, pero es solo la punta de un iceberg en la que casi el 97% de youtubers no ingresa lo suficiente como para poder vivir de ello.

Dan DTM es el youtuber que más ingresa del planeta. Forbes

¿Quieres ser youtuber profesional? Esto es lo que debes saber

Mathias Bärtl, investigador de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Offenburg, ha revelado esta dura realidad en un estudio que evidencia que solo 3 de cada 100 youtubers ingresa más de 12.140 dólares al año, el salario mínimo en Estados Unidos. De hecho, la media de ingresos gracias a la publicidad se encuentra en torno a los 16.800 dólares al año y solo el 1% los supera. Eso sí, si eres de los afortunados en alcanzar el Olimpo de YouTube, no tendrás techo de ingresos ni de reproducciones.

¿Cómo se las apañó Bärtl para sus cálculos? Desde luego, dado el celo con el que los youtubers llevan sus cuentas, no fue fácil hacer números. Tanto es así que aplicó una estimación de un dólar ingresado por cada mil reproducciones, una aproximación un tanto irregular que depende de cómo el partner intermedia entre el generador de contenido y los anunciantes, si bien como el mismo explica a Bloomberg:

He visto unos ingresos mínimos de 35 centavos de dólar por cada mil visitas, pero también trabajo con youtubers que pueden ganar 5 dólares por cada mil.

Muchos seguidores se dejan llevar por el halo de la fama y la popularidad de la vida que ven a través de sus pantallas, llegando a creerse que esos viajes que realizan los youtubers están pagados de su bolsillo o que sus caros y novedosos outfits son de su propiedad, cuando en la mayoría de los casos suelen proceder de invitaciones o campañas publicitarias para promocionar una marca.

Lo mismo podría decirse de los seguidores. Por increíble que te pueda parecer, tener millones de seguidores no te garantiza tener la vida resuelta. Es más, incluso quizás tengas que compaginarlo con otro trabajo para poder llegar a fin de mes. Alice Marwick, profesora de comunicación de la Universidad de Carolina del Norte, esgrime:

Si sales en un programa de televisión, seguramente ganarás mucho dinero, pero puedes tener medio millón de seguidores en YouTube y seguir trabajando en un Starbucks.

En España la cosa no es muy diferente. Y es que puede que el salario mínimo interprofesional sea inferior al de Estados Unidos (735,9 euros/mes, según leemos en el BOE de enero de 2018, pero la necesidad de establecerse como autónomo y la excesiva rigidez de estos trámites, que hacen que tengas que abonar la misma cantidad facturando 100 euros que 10.000 mensuales, hacen que muchos aspirantes se lo piensen dos veces antes de dar el paso.

Así que cuando mires a PewDiePie o Logan Paul, no pienses que la vida del youtuber es así. Como resumen en Gizmodo, simplemente son la excepción que confirma la regla. Por supuesto, no es cuestión de desanimarte: todo es cuestión de trabajo, perseverancia, carisma, ofrecer algo único que demande la gente, suerte y tener un trabajo que pague tus facturas.