Muchas son las investigaciones que han tratado de encontrar la verdadera ubicación de la Atlántida desde hace cientos de años. Gracias a las descripciones de Platón en sus textos y a los restos arqueológicos encontrados, los expertos han querido hallar la localización de una sociedad clave milenios atrás.

Ese ha sido el objetivo de Merlin Burrows, una compañía tecnológica que afirma haber encontrado la ubicación exacta de la célebre isla. Recalcando lo revelado por anteriores estudios, Merlin Burrows cree que la Atlántida estaba en España, concretamente en el sur.

La Atlántida andaluza

Merlin Burrows es una compañía situada en el condado de Yorkshire (Reino Unido) especializada en la búsqueda marítima con alta tecnología. Utilizando todos sus conocimientos, la empresa se ha propuesto emplear todos los datos existentes en la actualidad para decirnos dónde estaba la Atlántida.

Turquía, el Caribe o España son zonas que podrían haber albergado esta isla según estudios anteriores. Gracias a Merlin Burrows, la opción española parece ganar mucho peso, ya que su estudio revela que la Atlántida podría haber estado ubicada en el sur de la Península Ibérica.

Según publica Live Science, la isla de la que hablaba Platón estaría en España, al sur de Andalucía. En concreto, ese lugar habría estado muy cerca del Parque Nacional de Doñana, donde han encontrado resto de templos y torres que tendrían entre 10.000 y 12.000 años de antigüedad, coincidiendo con la posible existencia de la Atlántida.

Tras estudiar varios textos que hablan de la isla de la Atlántida, los expertos de Merlin Burrows se dirigieron al sur de España para llevar a cabo sus investigaciones. La elección no pudo ser mejor, ya que cerca del Estrecho de Gibraltar encontraron restos arqueológicos de suma importancia.

Merlin Burrows ha preparado un documental de 2 horas que verá la luz en el futuro

El estudio de la compañía tecnológica va un paso más allá al hallar posibles bases de antiguas torres, ruinas de un edificio que podría haber sido el Templo de Poseidón y una pátina de color azul verdoso que cubre parte de las ruinas. Estos hallazgos son verdaderamente importantes tras asimilarse a muchos detalles que da Platón en sus textos sobre la Atlántida.

Bruce Blackburn, CEO de Merlin Burrows, también ha declarado que su equipo ha encontrado restos de un gran muro marino y señales de un potente tsunami que coincidiría con el desastre natural que afectó a la histórica isla. "Las ciudades de Atlantis, que están muy detalladas en los escritos de Platón, realmente están ahí para que todos las vean", resume Blackburn.

Alta tecnología para ubicar a la Atlántida

La compañía investigadora ha puesto toda su maquinaría en marcha para ubicar con más exactitud dónde estaba la Atlántida. El estudio, que comenzó hace unos años, le ha dado gran importancia a los datos de satélites comerciales como Landsat 5 y Landsat 8, también utilizados para Google Earth.

Para encontrar esa zona, descrita por Platón como "más grande que Libia y Asia menor juntas", en Merlin Burrows han empleado también datos históricos. Los textos más relevantes fueron dos textos del filósofo griego, además de uno desconocido del que Blackburn no quiso dar más datos.

"[…] delante de la boca que vosotros nombráis, según dais a conocer, Columnas de Hércules, y que era, al mismo tiempo, la mayor ínsula de Libia y de Asia", detallaba Platón en los diálogos Timeo y Critias. Con este y otros datos presentes en los textos, la compañía ha concretado que la Atlántida estaba ubicada al sur de lo que ahora es Andalucía.

Unos expertos afirman haber encontrado dónde estaba la Atlántida. El Confidencial

Toda la información recopilada por Merlin Burrows durante estos años será mostrada en un documental de 2 horas que ha preparado y que verá la luz próximamente. Además, se espera que la compañía haga más piezas documentales en el futuro. "Lo que realmente queremos hacer es franquiciar el hallazgo. Queremos hacer una gran cantidad de dinero con ello. Y con ese dinero, queremos apoyar a la comunidad arqueológica", ha explicado el CEO.

Desgraciadamente, el apoyo de esa comunidad no ha destacado mucho cuando la compañía tecnológica ha hablado sobre su descubrimiento. Ken Feder, profesor de Antropología en la Universidad Central Estatal de Connecticut ha cuestionado la no publicación del estudio en una revista científica para que otros investigadores puedan analizarla.

"Inmediatamente se enciende mi detector de basura cuando alguien, en lugar de hacerlo [publicarlo en una revista], hace el anuncio a través de un comunicado de prensa, una conferencia de prensa, una página web o un documental", concluye Feder, resumiendo el escepticismo con el que muchos expertos han recibido el estudio de Merlin Burrows a la espera del documental.