Nueva Zelanda vivió el pasado 15 de marzo uno de los peores días de su historia reciente. Un terrorista acabó con la vida de al menos 49 personas al perpetrar un ataque contra dos mezquitas del país. No solo cometió ese acto, sino que también decidió emitirlo en directo a través de Facebook.

El vídeo no tardó en difundirse por redes como YouTube, Twitter o la propia Facebook. Ahora, el Congreso de Estados Unidos pide explicaciones a las grandes compañías tecnológicas sobre su actuación durante las horas posteriores al ataque. ¿Hicieron todo lo que estaba en sus manos para evitar la difusión del vídeo?

El Congreso de EE. UU. solicita respuestas

Hollywood Reporter ha confirmado que Bennie Thompson, presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, ha enviado una carta a varias compañías tecnológicas para solicitarles que acudan a una reunión el 27 de marzo.

En concreto, la misiva iba dirigida a Mark Zuckerberg, CEO de Facebook; Susan Wojcicki, CEO de YouTube; Jack Dorsey, CEO de Twitter; y Satya Nadella, CEO de Microsoft. A todos ellos Thompson les pide que se presenten en la cita para explicar cómo el video del ataque terrorista llegó a difundirse a través de sus redes.

La Cámara de Representantes quiere conocer cómo aquellos que se dedicaron a subir el vídeo a las plataformas no encontraron gran oposición, además de informarse sobre las medidas que estas compañías tomarán para evitar la futura propagación de contenido similar.

Thompson es el representante de la Cámara que ha pedido explicaciones a Facebook, YouTube, Microsoft y Twitter. Wikipedia

"Este vídeo estuvo ampliamente disponible en sus plataformas mucho después del ataque, a pesar de las llamadas de las autoridades de Nueva Zelanda para eliminar estos videos", explica Thompson en la carta enviada. Además, también ha hecho hincapié en la importancia de que los gigantes tecnológicos prioricen la eliminación del contenido terrorista.

Este representante político considera que las compañías propietarias de las plataformas sociales deben tratar de reducir al máximo la notoriedad de un vídeo viral que muestre violencia. Según Thompson, los estudios han demostrado que los asesinatos en masa inspiran a los imitadores, por lo que contenido como el de Nueva Zelanda no deben tener tan fácil difusión.

"Debéis hacerlo mejor", les asegura el presidente del Comité de Seguridad Nacional a Facebook, Twitter, YouTube y Microsoft. No se trata de un problema solo de Estados Unidos, sino global, por lo que las medidas necesarias deben tomarse ya para evitar futuros problemas. Si su intención no es la misma, Thompson lanza la siguiente propuesta:

Si no estáis dispuestos a hacerlo, el Congreso debe considerar políticas para garantizar que el contenido terrorista no se distribuya en sus plataformas, incluyendo el estudio de ejemplos establecidos por otros países.

Mientras que Facebook ha confirmado ya que pronto informará al comité liderado por Thompson, YouTube se ha conformado con dirigir a la prensa al comunicado que publicó hace unos días. Al otro lado tenemos a Microsoft y Twitter, que directamente no han respondido a las solicitud de los medios de comunicación.

Las horas más complicadas para Facebook y YouTube

Las horas posteriores al ataque terrorista a dos mezquitas en Nueva Zelanda fueron de gran tensión para Facebook y YouTube. Al grabarlo todo en vídeo, el terrorista facilitó que el mismo corriese como la pólvora por las redes sociales.

Facebook ha llegado a asegurar que eliminó 1,5 millones de vídeos del ataque durante las 24 horas posteriores al mismo. Gracias al trabajo de sus empleados y su tecnología, 1,2 millones de esos vídeos fueron bloqueados directamente al ser subidos a la plataforma. La compañía también ha aportado otros datos sobre el asunto, como que dicho vídeo fue visto por menos de 200 personas durante su retransmisión en vivo.

Sin embargo, llama la atención la falta de denuncias recibidas por dicho contenido mientras era emitido en directo. "El primer informe del usuario sobre el video original se produjo 29 minutos después de que comenzó el video, y 12 minutos después de que terminó la transmisión en vivo", ha añadido Facebook.

YouTube ha tenido que aumentar sus esfuerzos para eliminar vídeos de los ataques de Nueva Zelanda. PreneurX

YouTube, la plataforma de streaming por excelencia, también ha tenido que redoblar sus esfuerzos para eliminar todos los vídeos del ataque que eran subidos. Según la compañía, las medidas sin precedentes tomadas llegan hasta el punto de que su Inteligencia Artificial ha sido la encargada de analizar y eliminar el contenido ilegal, arriesgándose así a que también eliminase publicaciones no problemáticas.

Pese al trabajo realizado a contrarreloj, YouTube ha reconocido que el progreso no es suficiente y que queda aún mucho por hacer, especialmente en casos de vídeos virales como el de Nueva Zelanda. Por esta razón, el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes quiere reunir a todas estas compañías e insistirles en la necesidad de mejorar sus métodos.