Entras en una red social en la que no tienes aún cuenta, procedes a registrarte y toca elegir contraseña. Intentas que sea lo más segura posible, seleccionando caracteres imposibles y consciente de que te tocará apuntarla para no olvidarla. Tus intenciones son buenas, aunque no servirán de mucho ante el truco todopoderoso que te explicaremos hoy.

Nunca hubieses pensado que un truco tan peligroso sería tan fácil de realizar

Las propias plataformas en las que te registras intentan ayudarte para elegir la contraseña más segura posible y tú te quedas tranquilo cuando ves esa calificación de "Muy fuerte" para la mezcla de letras y números que acabas de elegir. Sin embargo, esos piratas que navegan por la red pueden llegar a ser muy listos y acabar con tu contraseña en poco tiempo.

Los hackers trabajan para llegar a la máxima información privada posible desarrollando complicadas estrategias, aunque el siguiente truco no puede ser definido así, ni mucho menos. La seguridad en algunos servicios tecnológicos puede ser superada de una forma muy simple en la que no había pensado.

Tu contraseña no puede soportar este truco

Como decíamos anteriormente, por muy segura que sea tu contraseña, nunca podrá aguantar este impensable truco. Según reporta Mashable, son varios los usuarios que ya lo han sufrido, descubriendo la peligrosidad de la incompetencia de algunos trabajadores.

Así lo conoció DeRay Mckesson y así lo explicó a través de su cuenta de Twitter. La víctima del hackeo perdió su teléfono, sus dos correos electrónicos y su perfil en Twitter debido a la ineptitud de un empleado de Verizon, una operadora de telefonía móvil de Estados Unidos.

Por muy segura que sea tu contraseña, no será capaz de soportar este truco. iNew Technology

El hacker en cuestión no tuvo que esforzarse mucho, ya que solo una llamada a Verizon le bastó para hacerse con toda la información de DeRay Mckesson. El intruso se hizo pasar por la víctima y pidió que le restablecieran la tarjeta SIM. En vez de cerciorarse de que era su cliente realmente, el trabajador aceptó la petición y cambió la tarjeta.

Como explica el afectado, de esta forma el hacker eludió el sistema de doble verificación que tenía en las diferentes cuentas, y así pudo entrar en ellas con facilidad. Queda claro que tan solo una llamada a la compañía operadora basta para conseguir información cuando sus trabajadores no actúan de la forma ideal.

15 minutos bastan para perder toda tu información

Las compañías tecnológicas sufren graves fallos de seguridad que pueden acabar con tu vida en Internet

Este truco impensable lo sufrió también Mat Honan, periodista de tecnología del famoso medio Wired. Como él mismo describe en el artículo que publicó, fue víctima de un "épico hackeo" por parte de piratas informáticos que acabaron con toda la vida digital de Honan en apenas 15 minutos.

El periodista se encontraba jugando tranquilamente con sus hijos cuando su teléfono se apagó. Sin ninguna preocupación, Honan pensó que contaba con toda su información en iCloud, la plataforma de Apple. Sin embargo, su problema llegó cuando descubrió que no podía acceder a ninguna de sus cuentas.

Como afirma el afectado, su caso revela cómo los sistemas de soporte a los clientes de las grandes compañías cuentan con graves fallos de seguridad.

Así lo comprobó el periodista, cuya cuenta de Apple ID fue robada sin ningún problema. El hacker tan solo tuvo que ponerse en contacto con el soporte técnico de Apple, cuyo trabajador de turno le dio acceso a la cuenta de Mat Honan sin hacerle siquiera las preguntas de seguridad necesarias.

La víctima contaba con un inconveniente irreversible: tenía todas sus cuentas unidas de alguna forma. De este modo, al ladrón le bastó con tener acceso a una cuenta para poder entrar en todas las demás. Twitter, Google, Amazon… Mat Honan perdió toda su información en la red en tan solo unos minutos.

Entrar a tu cuenta es mucho más fácil para los hackers de lo que crees. The Atlantic

Puede que te resulte increíble, pero Honan comprobó con el hacker y Apple que la estrategia para entrar en su Apple ID fue convencer al ingeniero social en cuestión de que el que llamaba era el propio periodista. Es difícil pensar que un truco tan sencillo puede acabar con toda la información que tienes en Internet, pero es así.

Estos dos ejemplos que te hemos explicado ponen de manifiesto que contar con una gran elocuencia y un poco de suerte es suficiente para hacerte con unos datos personales que, supuestamente, están protegidos. Una vez más, la privacidad ofrecida por los grandes servicios tecnológicos queda en entredicho. Y no será la última.