A pesar de que muchos de nosotros, me incluyo en este supuesto, aún no tenemos la necesidad de utilizar las redes 5G, las compañías de telecomunicaciones y las empresas que instalan antenas en comunidades de vecinos ya estaban preparadas para la fase final de la llegada de esta red de comunicaciones, que implicaría una mejora sustancial en la manera que podremos comunicarnos entre nosotros y la manera en que los dispositivos y las máquinas podrán intercambiar información. La irrupción del COVID-19 cambia el panorama.

Retrasos en la llegada de la hipervelocidad

Recientemente, gracias a la información que hemos podido leer en el medio de comunicación español Expansión, hemos conocido la noticia del retraso del segundo dividendo digital. Para ponerte en situación, este término de dividendo digital significa la liberación de la banda de 700 megahercios para que las futuras redes 5G tengan cabida en el espacio digital. Aunque el mandato europeo dictaminaba que esta banda debía estar liberada con fecha límite el día 30 de junio de 2020, parece que las limitaciones profesionales, que están siendo aplicadas en este estado de alarma, harán imposible cumplir los plazos establecidos.

La entrada en vigor del 5G queda retrasada. ComputerWorld
Aún deberemos esperar al cambio de antenas y la llegada del 5G

La información que hemos podido obtener señala que la televisión en abierto se trata de un servicio esencial, mucho más aún en estos tiempos de noticias fundamentales para entender lo que está sucediendo a nuestro alrededor y no fiarnos exclusivamente de lo que leemos en las redes sociales. Es por eso que la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones ha comunicado:

La decisión de suspender, hasta que se aprecie que se dan las condiciones adecuadas, las actuaciones de cambios directos de canal radioeléctrico que aplican a los centros en los que no se realiza simulcast. Esta medida se ha tomado con el objetivo de garantizar que la recepción de un servicio tan importante como la televisión digital terrestre no pueda verse afectada en estos momentos, evitando la necesidad de realizar resintonizaciones en los televisores de los ciudadanos.