Los primeros casos del Covid-19, más comúnmente conocido como Coronavirus, tuvieron lugar en la segunda mitad de noviembre del pasado año. Tras un crecimiento exponencial de los casos, las Autoridades chinas decidieron incrementar el control e higiene en aquellas áreas más próximas al epicentro del brote. Wuhan, la ciudad que dio lugar a la transmisión en humanos, se ha convertido en un espejo al que mirarse.

Al cierre de la edición, se sabe que algunos países ya están interesados en conocer cuáles han sido las estrategias que ha tomado China al respecto para controlar la propagación del virus. La pandemia está castigando, incluso en mayor cantidad, a países como Italia o España en términos relativos. En Italia, de hecho, ya lo es en términos absolutos al registrar más muertes que el país asiático.

Ante esta situación, puede resultar muy importante conocer cuáles han sido las medidas tecnológicas que se han empleado, sobre todo, en la provincia del Hubei, cuya capital es Wuhan, para conocer hasta qué punto pueden resultar efectivas. ¿Por qué se ha llegado hasta esta situación? ¿Se están realizando bien las medidas impuestas por los Gobiernos a nivel internacional?

Uso de apps móviles obligatorias para conocer la ubicación del usuario

Esta solución, la cual puede atentar contra la libertad individual de la persona, ha resultado muy satisfactoria en China y Corea del Sur. Básicamente, consiste en la instalación de un programa para que las Autoridades puedan conocer la ubicación exacta de los usuarios. Ahora bien, ¿de qué manera actúa para ser muy eficiente? La clave está relacionada con el relleno de los campos obligatorios.

El uso de apps en China ha resultado efectivo para luchar contra el Coronavirus. wwWhatsNew

Cada persona debe cumplimentar un formulario en el que debe exponer si ha tenido exposición con personas afectadas por el coronavirus, si ha tenido algún síntoma o si cree que podría desarrollar la enfermedad en los próximos días. En función de las explicaciones, se genera automáticamente un código QR que permite clasificar a la misma dentro de los grupos Verde, Amarillo y Rojo.

Esto permitirá conocer a otros usuarios qué movimientos ha podido tener a lo largo del día la persona, por dónde se ha desplazado a pie y, por supuesto, qué posibilidad de contagio existe para otra persona que está planificando una ruta a realizar. Además, de forma más drástica, esta medición permite enviar a una persona a cuarentena si se descubre que tiene síntomas como fiebre.

¿Cómo se llevaría a cabo esta detección? Si, por ejemplo, se desea entrar en un supermercado o una comisaría, un operario comprobará la temperatura de la persona. Si se observa que se superan los 37 grados centígrados, se podría modificar el Código QR a Rojo para evitar que dicho usuario pueda acudir a cualquier otro espacio durante el tiempo que toque de cuarentena.

Tomografías con capacidad para detectar la enfermedad sin análisis

Mucho se ha hablado de la dificultad de contar con tests homologados para detectar el Covid-19. En estos casos, existe una inteligencia artificial que ha sido desarrollada con el objetivo de obtener una prueba fehaciente de la presencia de este virus. El programa ha sido creado para comparar tomografías realizadas en pulmones.

La inteligencia artificial ha servido para detectar nuevos casos de Coronavirus. BBC

Gracias al aprendizaje continuo, se ha conseguido establecer una tasa de éxito de hasta el 96%, tal y como defiende Alibaba en el portal Asian Nikkei Review. De hecho, es capaz de diferenciar un proceso de neumonía del que presenta el Coronavirus, lo cual refleja hasta qué punto se trata de una tecnología avanzada pese a los pocos meses que se tienen noticias de esta pandemia.

Como es lógico, esto únicamente tendría sentido en el caso de que exista una gran correlación entre los síntomas que experimenta una persona y los generales de su exposición. Al fin y al cabo, existen muchas personas que son portadoras del virus y que, en cambio, nunca terminan de notar ningún malestar en sus organismos.

Uso de drones y robots para la vigilancia y entrega de comida

Desde hace un tiempo, hemos venido viendo imágenes de robots capaces de entregar comida en habitaciones de hospital y en hoteles convertidos en lugares de confinamiento. La reducción del contacto entre las personas se ha situado entre una de las medidas estrella para combatir el virus en China. Buena prueba de ello ha sido la cuarentena a la que se han visto inmersos millones de personas.

El uso de drones ha servido para garantizar el confinamiento de la población. La Razón

Por otro lado, el uso de drones se ha convertido en otra premisa. La estrategia de control se ha vuelto algo necesario en estos tiempos. Tanto es así que se han utilizado drones para comprobar si se estaban respetando las medidas de confinamiento propuestas por el Gobierno chino.

Este material, guiado por las Autoridades de Vigilancia, hacía continuamente batidas de reconocimiento en busca de personas que se encontrasen en las calles. Sin embargo, no solo servían de elementos de detección, sino que también estos equipos podían transmitir mensajes en tiempo real a dichas personas.


¿Será preciso el uso de estas tecnologías en Europa y en el resto del mundo? En las democracias consolidadas en países occidentales, algunos de estos instrumentos costará algo más de implantar. No obstante, en estos tiempos puede que resulte más interesante cortar ipso facto la escalada brutal de contagios y fallecimientos que se está produciendo.