Desde el comienzo de la carrera espacial, allá por los años 50, que supuso una lucha por el avance y la innovación instrumental entre los Estados Unidos y la antigua Unión Soviética, la tecnología de las misiones espaciales se ha desarrollado enormemente. ¿Pueden los avances en la carrera espacial afectar directamente a nuestro día a día? Ahora lo verás.

La disputa entre las dos potencias, que combatían por ser los primeros en conquistar el espacio, se tradujo en grandes avances que no sólo han sido aplicados en el ámbito de la exploración espacial.

Como podemos leer en Xataka, la propia NASA posee un listado con la mayoría de estas tecnologías. Muchas de ellas han servido para mejorar tu vida, y quizás ni lo sabías. Por esto, hoy conocerás algunas de las cosas que le debemos a la carrera espacial, y cómo han sido aplicadas a la sociedad en general.

La carrera espacial ha supuesto muchas ventajas para la sociedad. El Tiempo

Sistemas de comunicación

Es algo totalmente necesario para la realización de cualquier misión espacial. Son imprescindibles unos sistemas de comunicación de largo alcance, que permitan el contacto continuo entre los astronautas y la Tierra.

Las distintas organizaciones destinaron una gran parte de sus recursos a desarrollar este tipo de sistemas, para que pudieran enviar todo tipo de datos, desde audio hasta vídeo, a gran distancia y velocidad. La NASA desarrolló con éxito estas tecnologías para sus primeras misiones a la Luna. La mayoría de sistemas que poseen satélites, aviones y barcos surgieron a partir de aquellos avances.

Uniformes extremos

Este es, seguramente, uno de los puntos más conocidos. Las extremas condiciones a las que son sometidos aquellos que viajan más allá de nuestro planeta, hacen necesarios uniformes que puedan soportarlas. Por esto, los trajes deben ser capaces de proteger al astronauta de temperaturas muy cambiantes y agentes externos.

Los trajes debían soportar condiciones extremas

Si lo piensas, podrían encontrarse muchas coincidencias entre el traje de un bombero y el de un astronauta. Las similitudes son más que evidentes, la protección ante la temperatura, la ignifugidad, el aporte de oxígeno, etc. Como podrás suponer, han existido influencias entre ambos.

Compuestos sintéticos como el polibenzimidazol, creado en el año 1950 por científicos del ejército estadounidense, ayudaron a mejorar este tipo de atuendos, haciéndolos mucho más resistentes ante las temperaturas extremas.

Un tupper no es una buena idea

Las largas misiones espaciales conllevaban dificultades que no estaban siempre relacionadas con complejos aparatos tecnológicos o trajes de supervivencia. Los astronautas tenían que comer, y eso era algo obviamente esencial. Como seguro entenderás, no cabía la posibilidad de llevar tuppers al espacio.

¿Cómo mantener la comida en buen estado?

Los alimentos deshidratados surgieron gracias a la carrera espacial. Teniendo en cuenta su cómodo embalaje y la ausencia de agua, son la manera perfecta de portar comida hacia el espacio. La NASA tuvo que realizar numerosas pruebas hasta conseguir deshidratar todo tipo de alimentos manteniendo todas sus propiedades y nutrientes.

Diodos LED

Los diodos LED, emisores de luz, fueron desarrollados en un principio por la NASA. La organización los utilizaba para hacer crecer plantas en las estaciones espaciales. ¿Para qué usamos esta tecnología en nuestro día a día?

Desde las estaciones espaciales hasta los hospitales

Este tipo de tecnología se lleva usando desde hace tiempo en el campo de la medicina. La aplicación del calor producido por estos diodos se utiliza sobre todo en tratamientos de tipo muscular. Está demostrado que las temperaturas que generan ayudan a aliviar el dolor producido por lesiones o enfermedades como la artritis.

Además, es capaz de mejorar la circulación sanguínea, y de participar en la relajación muscular, necesaria por ejemplo en deportistas que han realizado una actividad muy larga y demandante.

Por si esto fuera poco, también se han utilizado en el tratamiento de enfermedades como la diabetes o el párkinson. Aún hay muchas aplicaciones que no están demostradas, por lo que puede que este tipo de instrumentos vayan a más.

Aspiradores y herramientas portátiles

Cuando sales de la nave para reparar algo o tomas muestras de la superficie lunar, los cables no son unos buenos aliados. Durante las misiones Apollo y Gemini realizadas por la NASA, la prestigiosa firma Black & Decker se encargó de crear algunas herramientas.

Black & Decker creó al padre de los aspiradores portátiles

Entre ellas encontramos una especie de taladro destinado a la toma de muestras extraterrestres. Pues bien, este es probablemente el padre de la mayoría de herramientas y aspiradores portátiles que hoy tanto se usan. De hecho, la compañía crearía un diseño que posteriormente sería aplicado a sus productos de venta al público.

Detectores de humo

Skylab, la primera estación espacial estadounidense, debía tener unos sistemas de seguridad realmente infalibles. Por esto, la NASA y la polivalente empresa Honeywell decidieron trabajar juntas.

Crearían un aparato capaz de detectar gases peligrosos y humo, que sería instalado en naves y estaciones. Para ello se usó un isótopo, el americio-241, aunque hoy en día los que vemos en nuestros edificios detectan el humo gracias a la fotoelectricidad.

Robótica y prótesis

La robótica se ha desarrollado mucho gracias a las misiones espaciales. Son necesarios todo tipo de vehículos, tanto tripulados como no, para poder desplazarse por entornos tan hostiles como la Luna o Marte. El trabajo realizado para estos cometidos se ha trasladado a ámbitos como el de la medicina.

Robótica y medicina, avanzando de la mano

Las prótesis médicas son cada vez más útiles y cómodas, y esto se debe en gran parte al desarrollo de la robótica. Las nuevas tecnologías y materiales han mejorado la vida de muchas personas con lesiones o problemas genéticos.

Como has podido comprobar, le debes mucho más a la carrera espacial de lo que podrías haber imaginado. Y es que, por suerte, en la mayoría de ocasiones, los grandes avances tecnológicos que se producen en diversos ámbitos son posteriormente extendidos y aplicados en otros campos. En esto se basa el desarrollo.