Los asistentes inteligentes son uno de los elementos más innovadores que la tecnología ha aportado en los últimos años. La principal ventaja es evidente: no tener que mover ni un dedo para pedir una pizza, coger cita en la peluquería o reproducir cierta canción. Al hablar de los inconvenientes la cosa se pone más seria, ¿sabrías mencionar alguno?

Un grupo de asociaciones defensora de la igualdad en la tecnología lo tiene muy claro: estos asistentes inteligentes promueven el sexismo. Para acabar con este problema, han creado la primera voz neutra y sin género para estos asistentes, llamada Q.

Una voz neutra para eliminar el sexismo

Según explica Europa Press, varias asociaciones defensoras de la igualdad de mujeres y del colectivo LGTBI en la tecnología se han unido para crear a Q, una voz neutra y sin género que acabará con el sexismo promovido por la existencia de Siri, Alexa, Bixby o el asistente de Google.

Todas las mencionadas anteriormente tienen algo en común: son voces femeninas. Aunque alguna de estas permiten cambiar a voz masculina, aparecen como femeninas por defecto. El sesgo por sexo en este mundo tendrá fin con Q, que ha sido desarrollada con una frecuencia de 145 hercios para que no pueda ser relacionada con ninguno de los géneros binarios.

Q es una voz neutra y sin género que nace para acabar con el sexismo en los asistentes inteligentes. UX Planet

Copenhagen Pride, Virtue, Equal AI, Koalition Interactive y thirtysoundsgood son las asociaciones unidas en este proyecto. "A medida que la sociedad continúa rompiendo el género binario, reconociendo a aquellos que no se identifican como hombres ni mujeres, la tecnología que creamos debe seguir", explican en la web de Q.

Uno de los apoyos más importantes de este trabajo es Casper Klynge, embajador tecnológico de Dinamarca, que ha asegurado que las compañías tecnológicas "necesitan asumir una responsabilidad social que sea proporcional a la influencia que ejercen". Mientras estas compañías se deciden respecto al sexismo en los asistentes inteligentes, los creadores de Q seguirán luchando por "un futuro de ideas, inclusión, cargos y representación diversa en tecnología".