Aunque la estatua del Cristo Redentor o Cristo de Corcovado de Río de Janeiro sea más conocida, no es la más grande del planeta. Sin ir más lejos, el Cristo de la Concordia de Bolivia le pasa 4 metros. Pero tenemos que cruzar el charco hasta Polonia para dar con el mayor Cristo que existe. Y el más útil. Porque ese récord lo ostenta la estatua de Cristo Rey de Świebodzin, que mide 36 metros y que además de vigilar y proteger a los habitantes del municipio, les proporciona señal de Wi-Fi.

Internet es Dios y este Cristo es su profeta

¿Quién podría resistirse a una potente señal de Wi-Fi? Pues los propios vecinos, que gozan de internet en las aldeas cercanas. Normalmente las oposiciones a este tipo de antenas suelen producirse por cuestiones de salud, si bien en general su ubicación estratégica se realiza teniendo en cuenta las medidas de seguridad pertinentes. Y en todo caso, recuerda que la ciencia ha demostrado que las señales de Wi-Fi no representan un riesgo para la salud.

En Świebodzin da igual que no llegue Netflix a sus hogares, que la estatua de Cristo Rey de Świebodzin tenga en su corona la antena y el equipo necesario para transmitir la señal de Wi-Fi es una ofensa a su religión, un sacrilegio que ha levantado ampollas.

Un Cristo que protege y proporciona señal Wi-Fi. Fakt24

Algo sospechaban los que hicieron la instalación porque esta se produjo con todo el hermetismo del mundo. Hasta que el periódico local Fakt 24 realizó una investigación entre sus habitantes y terminó acudiendo a la parroquia más cercana. ¿Quién mejor para desentrañar el misterio? No, ellos no habían cedido o alquilado ese espacio y desconocían quién había llegado hasta allí para el montaje. Para ellos solo había un pararrayos.

La milagrosa llegada del 4G a Świebodzin

No cabe duda que el que lo perpetró, sabía perfectamente lo que estaba haciendo: el Cristo Rey de Świebodzin se sitúa en una colina, lo que le permite alcanzar los 52 metros de altura y se ubica entre varias aldeas. Es sencillamente el lugar perfecto. Además los ornamentos de la corona ocultan a la perfección toda la maquinaria a simple vista. De la noche a la mañana, el 4G llegó a la zona.

Un misterio de tal calibre no podía terminar mejor que con una filtración anónima, que acusó a Sylwester Zawadzki de haberlo permitido. Zawadzki es un antiguo párroco ya difunto, precisamente el mismo que había promovido la reconstrucción de tan icónica y querida estatua en 2010. En teoría, la iglesia requería una red Wi-Fi para su circuito de vigilancia y qué mejor lugar que ese.

¿Antena Wi-Fi para la zona o solo para la iglesia? Una verdad a media: la realidad es que hablando con el proveedor de internet de la zona, se confirma que efectivamente la idea fue del sacerdote para vigilar el terreno eclesiástico pero que también proporciona señal a otros clientes.

¿Cómo es posible que estas antenas y repetidores lleven casi 10 años en la cabeza del Cristo Rey de Świebodzin sin que nadie se haya dado cuenta? Tan sencillo como que se trata de una zona rural y que antes no habían proliferado los drones. Precisamente ha sido un vídeo grabado por un drone el que ha destapado la caja de los truenos.

Imagínate el malestar de la población al descubrir que esta profanación estaba teniendo lugar sin avisar a nadie. El caso ya ha sido trasladado a la curia diocesana de la ciudad de Zielona Góra y no se sabe muy bien qué pasará. Pero quizás se acabe el 4G en la zona.