No hay nada comparable al cuidado que tenemos muchos de nosotros cuando adquirimos un nuevo smartphone. Lo tratamos con suma precaución, controlándolo cuando lo llevamos en el bolsillo y dejándolo con delicadeza en la mesa cuando nos separamos de él. Un rayón es uno de los mayores temores en esos momentos y nadie quiere sufrirlos.

Durante los primeros días, tu nuevo smartphone es tu protegido

Además, compramos fundas y cristales templados para intentar alargar el perfecto estado que tienen nuestros smartphones cuando se encuentran recién salidos de la caja. Y ya ni hablemos de esos microinfartos que experimentamos cuando un nuevo dispositivo se debate entre la vida y la muerte en una caída. Qué manera de sufrir.

Por desgracia, a veces nuestros esfuerzos no son suficientes. Puede que por mucho que te desvivas, llegue un momento en el que una fatal caída o incluso un fallo interno acaben con la vida de tu teléfono móvil. El problema está cuando esos fallos ocurren fuera de la garantía del fabricante.

A veces, tus esfuerzos no son suficientes

Te recordamos que, por ley, la garantía de cualquier smartphone debe cubrir sus primeros dos años de vida. Sin embargo, no todos los males que puede sufrir estarán asegurados por el fabricante. Como podrás suponer, si la rotura se debe a un mal uso del terminal, la garantía no te servirá de nada. Lo mismo ocurrirá si el problema aparece tras los dos años cubiertos. ¿Qué debo hacer en estos casos? ¿Merece la pena repararlo o me compro otro?

No son preguntas sencillas, pero hoy intentaremos encontrar respuestas. Para ello, primero debes tener en cuenta una serie de cuestiones que veremos a continuación. Sigue leyendo y descúbrelas.

Las caídas son uno de los motivos de rotura más frecuentes. mmMimóvil

No todas las averías son iguales

No es lo mismo un golpe en la pantalla que un fallo en la placa base, por lo que es realmente importante que conozcas hasta dónde llega el problema. El coste de la reparación dependerá de ello, por lo que debes estar seguro de qué ocurre. Además, es incluso posible que no pueda repararse…

Debes conocer el coste real de la reparación

No es muy difícil comparar los precios de la posible reparación, por lo que aquí te dejamos un enlace a la página de Full Repairing, que te muestra fácilmente los distintos costes.

¿Cuándo se te ha roto?

Es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta cuando tenemos un problema con nuestro teléfono móvil. Está claro que no es lo mismo una caída en un dispositivo de un mes que en uno de un año y medio.

Debes tener en cuenta la edad de tu terminal

Si tu nuevo LG G6 ha sufrido un golpe tras pocos meses de uso y se ha roto la pantalla, no vas a ir rápidamente a adquirir uno nuevo, teniendo en cuenta además que el coste del dispositivo no es precisamente bajo. Sin embargo, ¿qué pasa si mi Moto G de tercera generación se ha precipitado al vacío? Aquí la cosa cambia.

Como bien reflejan nuestros compañeros de Andro4all, cuando un smartphone tiene una edad considerable quizás repararlo no sea la mejor idea. Es posible incluso que se encuentre algo obsoleto, o que puedas ganar nuevas funcionalidades si compras uno nuevo. Por ejemplo, puede que tu dispositivo actual no tenga lector de huellas. Si adquieres otro, lo más probable es que sí lo tenga y ganes en seguridad.

Por lo tanto, baraja todas las posibilidades, y ten en cuenta qué podrías ganar si optas por cambiar de terminal. Puede que por no mucho dinero encuentres algo realmente atractivo, y que esto te ayude a dar un salto de calidad.

Hablemos de dinero

Este es, sin duda, el punto que más peso tiene. Sí, al final todo se reduce al dinero, pero es que no tiene nada que ver la rotura de un reciente Galaxy S8 con la de un Moto G5. Mientras que el Samsung ronda los 700 euros el Motorola no llega a los 200.

¿Merece la pena reparar un dispositivo de 170 euros?

Como podemos leer en El Androide Libre, si tienes un problema con un terminal más o menos económico, es muy probable que el coste de la reparación supere el 50% del valor del dispositivo.

Por ejemplo, puede que tu smartphone haya costado unos 200 euros y que la reparación supere los 100. Nuestro consejo es que, en este caso, adquieras un nuevo teléfono móvil. No merece la pena repararlo si puedes comprar uno nuevo por un poco más. Puede además que mejore tu experiencia de uso con un software más actualizado o con una mayor potencia.

Sin embargo, cuando hablamos de un terminal de gama alta, cuyo precio puede haberse situado cerca de los 700 euros, la cosa es bien distinta. En este caso seguramente si valdrá la pena recurrir a una reparación. El valor de esta será menor a la de la mitad del dispositivo, por lo que probablemente sea la mejor opción.

Conclusiones

Puede que el valor de tu smartphone sea el punto más importante

Como has podido comprobar, existen unos puntos muy importantes que debes tener en cuenta a la hora de tomar una decisión. Aunque es cierto que el coste del dispositivo averiado es de lo más relevante, no debes olvidar otros aspectos como el tiempo de vida de este o el tipo de avería.

No hay duda de que nos encontramos ante un tema que suscita muchas incógnitas. En cualquier caso, al final serás tú quien tenga que tomar una decisión, por lo que lo más probable es que esta se base en tu experiencia y punto de vista. De todas formas, aquí te hemos dejado algunos consejos que seguro, te serán muy útiles.