Desde hace un tiempo, la robótica se ha convertido en uno de los pilares fundamentales para entender la nueva era de la tecnología. La creación de estructuras cada vez más parecidas al ser humano, capaces de copiar los movimientos de las personas no ha hecho más que incentivar una continuación sobre cómo mejorar estos proyectos. ¿Estamos mucho más cerca de crear al humanoide?

Hasta el momento, esta concepción sigue viéndose únicamente en las películas. No obstante, los últimos pasos dados en materia de innovación no han hecho más que incentivar una mayor apuesta por este tipo de proyectos. Tanto es así que uno de los últimos ha conseguido crear un dedo robótico capaz de mostrar sensibilidad. Su aplicación, por supuesto, estará especialmente orientado a la medicina.

Este dedo biónico ha sido creado para poder palpar y notar sensibilidad

En el caso de personas que hayan sufrido alguna amputación, la creación de este tipo de soluciones es un bálsamo. Gracias a esta apuesta, es posible establecer unas pautas de recuperación mucho más favorables para el paciente. De hecho, su desarrollo permite enfocar de otra forma el periodo de rehabilitación y sus correspondientes protocolos vigentes en la actualidad. Ahora bien, ¿qué añade esta tecnología?

Una de las principales cualidades del proyecto es que, a diferencia de otras propuestas vistas anteriormente, dispone de sensibilidad suficiente como para distinguir objetos minúsculos. Tanto es así que bastaría que el mismo tuviese un milímetro para que fuese detectado por esta nueva combinación de materiales e inteligencia artificial. Su desempeño es, sin duda, uno de los mejores.

Veamos, pues, cuáles son las principales cualidades del proyecto, qué se espera conseguir a lo largo de los próximos años con esta revolucionaria tecnología y, sobre todo, hasta qué punto puede beneficiar a las personas la creación de un producto de estas características. ¿Y si estamos ante la llegada de una nueva forma de entender el cuerpo humano? ¿Agregaremos nuevos sentidos en el futuro?

Un nuevo avance bajo el formato de dedo para seguir superándose

Los adelantos en tecnología nos han ofrecido una nueva alternativa. ¿Por qué este proyecto, no obstante, es diferencial? Su capacidad de análisis de pequeños objetos es su principal seña de identidad. Para conseguir este efecto, según se puede leer en el portal tecnológico Noticias de la Ciencia, se han trazado señales de emisores y receptores de luz situados en una capa de guía de ondas transparente.

Esto permite que todo el perímetro presente sea capaz de notar una determinada sensación de tacto. Ahora bien, ¿cómo funciona? Para entenderlo de forma más sencilla, en el interior hay un total de 30 pequeños haces de luz LED que emiten continuamente un chorro de luz. En el preciso momento que el recorrido de de esta iluminación se acorta por la presencia de un obstáculo que presiona, se notifica.

La clave del progreso de esta tecnología está relacionada con la inteligencia artificial

Es gracias a este rapidísimo proceso que se obtiene toda la transacción entre los operadores del sistema. La centralita es la encargada de gestionar la recepción del movimiento y el envío de un estímulo de vuelta al dedo biónico. Gracias a este proceso, el cual incorporará novedades en el corto plazo, se consigue mejorar el funcionamiento de esta solución con altas dosis de innovación.

La parte más difícil del proceso está especialmente relacionada con la obtención de una inteligencia artificial referente. Esto solamente será posible si se introducen más y más pruebas para que la solución basada en ingeniería de aprendizaje profundo haga su trabajo. Y bien, ¿cuáles son las expectativas en relación con su implantación en el mercado?

Nuevas pruebas determinarán su salto al mercado en el futuro

Por el momento, el proyecto ha conseguido la obtención de importantes avances en términos de detección de obstáculos. Esto, al fin y al cabo, se trataría del sentido del tacto, pero es pronto para determinar una inminente incursión en la industria robótica debido, principalmente, por la producción de la centralita. He aquí el principal inconveniente para su estandarización.

Han creado un dedo robótico para mejorar la sensibilidad ante el tacto. Noticias de la Ciencia

En esta etapa del proyecto es fundamental contar con una tecnología que permita requerir de un espacio físico más pequeño. Solo así se podría introducir un microchip en la parte del cerebro encargada del movimiento. Esto, o hacer que esta tecnología cumpla su función en el mercado de la robótica convencional. ¿Llegará a base de soluciones de esta clase el robot definitivo?

Todavía es pronto, por tanto, para aventurarse a pronosticar el futuro de este sector. Mientras tanto, cabe destacar que esta tecnología seguirá introduciendo modificaciones y tests de prueba para afianzar su principal cometido; hacer posible que el tacto sea una cualidad de los robots del futuro. ¿Lo conseguirá? Cada vez estamos más cerca de comprobarlo.