Desde hace muchos años, algunas razas de perro han servido para guiar a las personas con serias limitaciones de la vista o, simplemente, con ceguera completa. Esto requiere un adiestramiento y un alto coste para los afectados, algo que implica un alto gasto para las mismas. Además, en muchas ocasiones, estos animales no cumplen con algunos requerimientos para garantizar su trabajo.

Las limitaciones del espacio de una vivienda o, simplemente, el problema de no poder correr en libertad al salir de paseo, puede ser un gran problema para la salud de los canes en el medio y largo plazo. Ante esta situación, valorar otras alternativas se ha convertido en una opción cada vez más acertada. Ahora bien, ¿cómo conseguir copiar las facultades de estos animales sin que sea preciso su uso?

Theia es el nombre comercial de esta curiosa alternativa al perro guía para ciegos

La clave la podría tener un nuevo dispositivo electrónico. Este gadget tendría como principal misión servir a la persona con ceguera más allá del ámbito del hogar. Serviría, por tanto, para visitar cualquier espacio que se hubiese seleccionado previamente en el sistema. El nombre del producto es Theia y ha sido creado para facilitar la vida de las personas con daños graves en el sentido de la vista.

Para entender la propuesta inicial de esta innovación hay que acudir, directamente, a las primeras unidades de consolas de realidad virtual. De hecho, el creador de este proyecto trazó sus primeros bocetos basándose en el funcionamiento de estos productos. Es posible que en el caso de los primeros, no se haya conseguido un éxito comercial, pero esto podría cambiar aplicándolo a este caso.

Veamos, por tanto, cómo es el funcionamiento de esta curiosa alternativa al perro guía, cuáles son las bases de funcionamiento y, por supuesto, por qué se trata de un modelo de negocio que podría introducir más variantes a lo largo de los próximos años. ¿Estamos ante una nueva generación de productos destinados al cuidado de las personas con ceguera? He aquí algunas claves.

Varias soluciones innovadoras para analizar su funcionamiento

Lo primero que cabe destacar de esta innovación está especialmente relacionado con el equipamiento técnico que incorpora. Tal y como se puede leer en el portal New Atlas, Theia está compuesto, principalmente, por una cámara y un sensor LiDAR adaptado a este tipo de producto. La clave está en la creación de un entorno digital en 3D a partir de las imágenes obtenidas por la lente.

Lo primero que cabe mencionar al respecto es que se trata de un proyecto que todavía se en encuentra en plena fase de desarrollo. En este sentido, es pronto para destacar su inclusión en el mercado en el corto plazo. Ahora bien, ¿por qué las expectativas sobre su futura producción son muy altas? Entre las claves a destacar, es un programa muy alentador para personas con ceguera.

Un estudiante de la Loughborough University ha sido el pionero en el desarrollo del producto

Anthony Camu, el precursor de esta innovación, ha conseguido crear un primer prototipo de joystick capaz de guiar a este colectivo de forma segura. El funcionamiento es muy sencillo, ya que las imágenes captadas por la cámara son inmediatamente analizadas por una centralita que funciona gracias a la inteligencia artificial. De esta forma, se consigue un resultado muy satisfactorio.

Según la Loughborough University, el organismo que se ha encargado de contribuir al desarrollo del primer modelo experimental, este gadget funciona a través de estímulos, lo cual ayuda a guiar a la persona con discapacidad visual. Además, esto tiene una mayor implementación teniendo en cuenta cómo funciona, además, mediante comandos de voz.

Más funciones en el futuro para disfrutar de una tecnología experimental

Este modelo está especialmente creado para ofrecer un desempeño muy óptimo en el medio y largo plazo. De hecho, se espera que en un futuro se puedan incorporar otras variables para hacer todavía más segura esta tecnología. Entre las funciones que se esperan agregar, cabe destacar la posibilidad de incorporar la presencia de obstáculos en movimiento, tales como automóviles o bicicletas.

Theia consiste en un equipo formado por una lente y una centralita para obtener imágenes en 3D. Fayer Wayer

En la actualidad, este sistema ha conseguido lidiar con situaciones muy generales. En el vídeo anterior se puede observar cómo la detección de un árbol se consigue de forma sencilla, pero lo cierto es que en un futuro se tendrán que abordar otro tipo de escenarios mucho más complejos. ¿Está preparado el producto para conseguir avances en esta línea a lo largo de los próximos meses?

Habrá que esperar un tiempo para conocer cuáles son los próximos movimientos de esta curiosa innovación, cuáles son los nuevos obstáculos que se encuentra esta especie de mando inalámbrico y, por supuesto, qué capacidad de financiación obtiene esta idea. Tener una aproximación sobre estos datos en un futuro puede servir para comprobar cuál es el verdadero horizonte de Theia.