Las pantallas plegables han hecho su aparición en el mercado. La tecnología actual cuenta con un proceso de copia muy rápido, de ahí que hayamos podido ver cómo se han incluido innovaciones en todos los segmentos. Las pantallas, en 2019, parece que sufrirán una de sus mayores revoluciones. Las opciones plegables han llegado al mercado para quedarse.

Aun así, ¿qué podemos esperar de las mismas en los próximos meses? El MWC de 2019 nos ha dejado 4 nuevos proyectos relacionados con esta tecnología disruptiva. Samsung, Huawei, TCL y Royole han presentado sus apuestas particulares, pero lo cierto es que su futuro no está tan próximo como podría parecer. El motivo no es otro que los precios que se están barajando.

Las pantallas plegables tienen todavía un futuro incierto en el mercado

Observando cómo se están superando líneas rojas en cuanto al precio de adquisición, no parece tan claro que la competitividad sea uno de los factores clave que estandarizará esta tecnología. De hecho, ni siquiera se puede conocer con precisión cómo es la innovación que incorporan cada una de las opciones anteriores. Ante esta situación, ¿cómo podemos plantear el futuro de esta revolución?

Desde la apuesta realizada por Royole hace unos meses hasta el proyecto propuesto por Samsung o Huawei, lo cierto es que hemos asistido a eventos en los que apenas se ha podido interactuar con los dispositivos. De hecho, en el caso del primero, apenas unos movimientos sirvieron para que una de las unidades del Royole terminase sufriendo importantes daños mientras se usaba.

Ante esta situación, ¿qué valoraciones podemos realizar ante modelos que tendrán un coste que se asemejará directamente con las opciones más destacadas del mercado actual? Veamos por qué podemos asegurar que su futuro continúa siendo incierto, al menos con la información de la que se dispone a día de hoy.

Una revolución en las pantallas que no convence a todos

Desde hace varios meses, es sabido el interés de varios fabricantes por tomar la delantera en este sector. Sin embargo, todavía no se ha podido ofrecer una tecnología con un gran desarrollo. El coste, sin duda, continúa siendo su principal debilidad. No obstante, a ello habría que añadir la disposición de soluciones a nivel software para adaptar el sistema operativo.

El MWC 2019 ha sido testigo de la proliferación de las pantallas flexibles. Android Central

El evento que ha dado fin en Barcelona nos ha dejado, al menos, la concepción sobre qué podemos esperar a lo largo del año. No obstante, toca quedarnos con las siguientes sensaciones. La presentación de este tipo de dispositivos ha quedado reducida, simplemente, a su escaparate en urnas o puestos de exposición.

El mercado de las pantallas plegables tendrá mayores competidores

Este trato con el consumidor es lo que nos hace predecir que su desarrollo todavía no ha concluido. ¿Se ha querido quemar etapas antes de lo previsto con el objetivo de tener la exclusiva en su comercialización? El mejor ejemplo de ello nos lo muestra Samsung. En el caso de la firma surcoreana, ¿por qué sigue siendo un secreto su manejo a falta de 2 meses de su presentación oficial?

TCL, otra de las compañías que ha anunciado su terminal plegable por la pantalla, se ha posicionado como el fabricante más conservador al respecto. Esta empresa ha apostado a que 2020, es decir, el próximo año, podría ser el momento en el que tendría sentido su estandarización en el mercado.

La dicotomía entre la exclusiva y el acabado

El inversor tradicional y el consumidor comparten un objetivo fundamental; la búsqueda del éxito de los productos de una empresa, aunque sea por motivos distintos. Ahora bien, ¿y si la exclusiva fuese una variable que tuviese un mayor peso? En un mercado tan competitivo como el de la telefonía móvil, es de vital importancia anticiparse a la competencia.

El Fold será presentado en los próximos meses en un evento especializado. The Live Mirror

¿A cualquier precio? Esto es lo que podría entenderse viendo lo que está, precisamente, ocurriendo con las pantallas flexibles. El hype en la tecnología sirve como imagen de marca, por lo que las principales compañías del sector se valen de este intangible para adelantar su competitividad. ¿Serán algunos modelos como el Fold o el Mate X opciones con un desarrollo completo?

Se espera que todos los modelos plegables superen la barrera de los 1.000 euros

Todo apunta a que, por precio, sí se espera un nuevo salto en términos de competencia. Los primeros modelos, según se puede leer en Tech Crunch, contarán con un coste para el público que tendrá, de entrada, 4 cifras. ¿Es viable este modelo de negocio?

Es pronto para determinar cómo será la competencia en los próximos meses, pero en base a la información disponible, todo parece indicar que los modelos plegables asequibles no llegarán, al menos, hasta 2020. Todo apunta que el notch seguirá siendo el eje conductor de la rivalidad entre los fabricantes competitivos.