La domótica es esa parte de la tecnología innovadora centrada en el desarrollo de herramientas para facilitar nuestro día a día en el hogar. Gracias a las últimas soluciones propuestas, es posible encender el microondas poco antes de llegar a casa, o bien, ordenar al aire acondicionado que regule la temperatura para cuando tú llegues. ¿Es o no es una buena idea?

Estas funcionalidades son posibles gracias a Internet y la conectividad presente en la mayoría de los dispositivos que los fabricantes sacan en la actualidad. Aun así, hay una forma de interactuar que se ha extendido en los últimos años; los comandos por voz. En la actualidad, existen diversas plataformas, tales como Cortana, Bixby, Alexa, Siri o Google Assistant, entre otras.

El Google Pixel 4 introducirá la navegación por gestos como principal innovación

¿Estamos cediendo a la voz la forma de ordenar funciones a nuestros dispositivos electrónicos o existe una alternativa que podría tener cabida en el sector? Es aquí cuando nace un nuevo proyecto con una idea fundamental; hacer de los gestos el eje de nuestra comunicación con la tecnología. Este camino ha comenzado en la era de la telefonía con la próxima generación de la gama Pixel de Google.

Aun así, todavía es muy pronto para que veamos equipos tecnológicos con sistemas de reconocimiento de gestos y expresiones. ¿Imaginas subir el volumen de la televisión a través de la mirada? Es cierto que algunos automóviles de última generación ya incorporan comandos por gestos, pero estos están situados en las escalas más altas en cuanto a precio. Podría decirse, por tanto, que es un desarrollo continuo.

Veamos cuáles son los siguientes pasos en relación con esta materia, qué podemos esperar sobre una solución de tal envergadura y, sobre todo, cuáles son las potenciales funcionalidades que pueden tener estos sistemas diferentes a los que, a priori, parece que tendrán un mayor recorrido en la próxima década. ¿Y si estamos ante un proyecto diferencial?

Un campo de infrarrojos para no desviarse de lo fundamental

Podría pensarse que una cámara situada en el frontal de una televisión, por ejemplo, sería el elemento clave para poder leer las órdenes que envía el usuario. Sin embargo, lo cierto es que sería una especie de campo de infrarrojos pensado para acaparar, principalmente, aquello que interesa de verdad; los gestos de las personas que se sitúan enfrente.

La domótica será habitual en los hogares en un futuro. Eco Energía

De esta forma, la privacidad no se vería alterada por la disposición de un aparato con un potencial grado de grabación. De hecho, este mismo campo se actualizaría automáticamente coda pocos milisegundos, pudiendo actuar en cuanto la persona estableciese una comunicación con el aparato. Este es uno de los puntos más atractivos de esta solución a establecer en los próximos años.

La inclusión de esta novedad comunicativa no penalizaría el diseño de los aparatos

Otro de los ejes de esta tecnología sería la inclusión de un chip que apenas podría poner en jaque los actuales sistemas de producción de las televisiones ni el diseño de las mismas. De hecho, apenas requeriría la disposición de un pequeño espacio en la parte delantera de la pantalla con el objeto de escanear, en todo momento, lo que ocurre alrededor.

Según se puede leer en el portal 20 Minutos, en su edición digital, ya existen varios proyectos encargados de su materialización efectiva. De hecho, un equipo de trabajo de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid ya está desarrollando una tecnología diseñada para ser muy precisa en la determinación de los movimientos gestuales.

Una apuesta en busca de complementar la comunicación verbal

En una conversación, siempre se ha dicho que las expresiones no verbales pueden decir mucho sobre cómo se siente una persona respecto a la otra y otros muchos aspectos emocionales. ¿Por qué no podría haber una convivencia igual entre ser humano y máquina? El objetivo es poder escoger entre dar órdenes a los electrodomésticos a través de comandos por voz, o bien, mediante gestos.

La domótica se ha convertido en algo esencial en los hogares del futuro. Inmoversion

Pongámonos en situación. Imagina que tienes que despertarte a las 4 de la mañana para ir a trabajar y tienes que poner el lavavajillas inteligente. Honestamente hablando, qué te apetecería más, ¿dar la orden a través de un comando por voz o más bien mediante indicándolo a través de un gesto? Todo parece que dependerá del momento y de la situación.

Por ello, parece que ambos sistemas de reconocimiento podrían ser compatibles en el futuro. Entonces, ¿por qué no aplicarlos? Es pronto para ver esta innovación introducida en el mercado en los próximos meses, pero se espera que sí se introduzcan grandes adelantes en busca de un objetivo; lograr una mayor accesibilidad a los dispositivos para favorecer una domótica que nos facilite la vida.