El uso de los drones entre el público popular se ha vuelto muy común. Más todavía en estos días, es muy normal encontrarse en jugueterías todo tipo de unidades voladoras. Con múltiples tamaños y potencias, año tras año se convierte en uno de los productos más demandados por niños y mayores. ¿Qué tiene esta tecnología que los hace tan deseados? La clave está en las alturas.

Pese a que ahora podemos ver unidades manejadas por cualquier persona, lo cierto es que no siempre ha sido así. Durante un tiempo, estos aparatos voladores no tripulados han sido una de las tecnologías más solicitadas por las Fuerzas Armadas de muchos países. La obtención de una gran información de manera sencilla ha sido una de sus principales ventajas.

El Ejército Británico contará con una treintena de unidades de este dron

El ejército es, por tanto, uno de los grupos que cuenta con la tecnología más avanzada en la materia. Ahora bien, ¿por qué el modelo Bug ha llamado la atención del público próximo a este mercado? La clave está en el potencial que ofrece pese a sus reducidas dimensiones y peso. Es por ello que cabe destacar algunas de sus principales cualidades para entender su producción.

Por el momento, únicamente el Ejército Británico ha sido el que ha encomendado la incorporación de una treintena de unidades. El objetivo es la tenencia de todo un equipo de unidades voladoras dispuestas para ser un arma de reconocimiento. Su silencioso aleteo en el aire, unido a un tamaño muy pequeño, hace que pueda pasar más desapercibido entre las filas enemigas.

Veamos, por tanto, por qué esta organización ha escogido esta tecnología, qué es lo que ofrece para ser tan efectivo y, por supuesto, por qué estamos ante un producto que tendrá una mayor competencia a lo largo de los próximos años. ¿Comprarías un producto de estas características para uso particular? Muy posiblemente, no sacarías todo el partido a las innovaciones que incorpora.

Un dron diseñado para pasar desapercibido en el aire

Bug incorpora tecnología de última generación para conseguir volar a cierta distancia con un sonido varios decibelios por debajo de la competencia. De esta forma, se consigue cubrir una mayor distancia sin miedo a ser reconocido. Aun así, cabe tener en cuenta que el rango máximo de desplazamiento es de 2 kilómetros en total. ¿Insuficiente? Todo dependerá de las necesidades de uso.

El dron Bug ha sido creado para pasar desapercibido. YouTube The Telegraph

Lo primero que llama la atención de esta tecnología es la velocidad que alcanza. Bastará con aplicar la máxima potencia desde el mando para que cada una de las unidades pueda dirigirse al objetivo a una velocidad máxima de 80 km/h. Todo ello, además, teniendo en cuenta las posibles inclemencias que pueda haber en el momento, tales como el viento o la lluvia.

Este dron puede alcanzar fácilmente los 80 km/h de velocidad máxima

El dron de UAVTEK, compañía que ha gozado de la colaboración de BAE Systems, ha conseguido crear un producto muy sostenido y con una gran capacidad de vuelo. Sus 196 gramos de peso no son un impedimento para lograr los registros mencionados anteriormente. Esta es, sin duda, una de las cualidades que han provocado que el Departamento militar de Reino Unido haya depositado la confianza en el producto.

Dadas sus dimensiones y su peso, la clave está en el uso que se le puede dar a este dron. Cualquier cabo o miembro de la infantería podría portar consigo una unidad con el objetivo de determinar en qué situación se encuentra el enemigo. Se trata, por tanto, de una solución que podría mejorar drásticamente la seguridad de los soldados que puedan disfrutar de este dron.

Debilidades que no lo son mucho teniendo en cuenta su uso

El rango de distancia a cubrir no es elevado, ni mucho menos. De hecho, tan solo podrá haber una distancia de 2 kilómetros entre el dron y el receptor. Aun así, ¿quién iba a necesitar más información teniendo en cuenta que está pensado prácticamente para un enfrentamiento cuerpo a cuerpo? ¡Por no hablar de la autonomía! Llama la atención ver cómo solamente podrá utilizarse durante 40 minutos, según New Atlas.

El dron Bug está pensado para el reconocimiento de tan solo unos minutos. Aerospace manufactoring

Se espera que a lo largo de los próximos meses se pueda conseguir mejorar en algunos de los apartados anteriores. El mejor ejemplo de ello tiene como protagonista a la batería. Si se obtienen mejoras importantes en materia de autonomía, se conseguirá disfrutar de un producto todavía más completo. Todo dependerá de las inversiones que se realicen para mejorar la densidad de las mismas.

Habrá que esperar un tiempo para comprobar si esta tecnología tiene más recorrido en el ámbito militar o si, por el contrario, el ocio termina apoderándose de un producto que no para de ganar adeptos con el paso de los años. Y tú, ¿crees que los drones coparán el Ejército de Tierra en los próximos años como una extensión de los medios convencionales?