El mercado tecnológico, al menos en los casos que representan a grandes empresas del sector, avanza a un ritmo trepidante. No sólo tenemos miles de drones volando sobre nuestras cabezas, cuando hace tres o cuatro años apenas habíamos oído hablar acerca de ellos, sino que estos ya forman parte de nuestro ecosistema.

Es ahora, en la pacífica y tranquila Suiza, cuando un nuevo sistema, al menos en cuanto a todo un país se refiere, ha salido adelante para utilizar drones, que funcionan sin la necesidad de que alguien los opere, para realizar distintos tipos de reparto. Déjame que te cuente más acerca del tema en los siguientes párrafos.

Matternet, el precursor del dron

El pasado 20 de septiembre, esta compañía con sede en California, realizó un comunicado de prensa en el que detallaba la implantación de su sistema de drones autónomos. Le dieron el nombre de Matternet Station. Este, según la propia empresa, es el tercer paso de su proyecto de gestión de paquetería urgente. Ya antes habían creado su propio dron autónomo, el M2 Drone, y su servicio de gestión en la nube para los usuarios de su red.

Como indican en el comunicado, Matternet fue la primera empresa, a nivel mundial, en obtener un permiso de circulación aérea de drones sobre ciudades y áreas habitadas, en este caso en Suiza. ¿Su primer objetivo? Servir de enlace entre hospitales y laboratorios para que aquellas muestras de sangre u otro tipo de análisis sean analizados lo antes posible.

Las estaciones que utiliza la compañía miden 2 m2 y pueden ser instaladas tanto en las azoteas y tejados de los edificios, como en la propia calle. Lógicamente, en entornos abiertos para facilitar la labor de los drones. La tecnología que utilizan les permite poder aterrizar con gran precisión en dichas estaciones, aunque de momento no ha sido explicada en profundidad.

Dron M2 dispuesto para el envío de paquetería. Metternet

Vans & Drones

Bajo este nombre de grupo de punk se encuentra el acuerdo que ha establecido la compañía propietaria de los drones y las estaciones con la empresa alemana Daimler. El objetivo es muy simple, utilizar las furgonetas de la marca Mercedes-Benz para descargar los productos transportados por el dron autónomo. De esta manera, los techos de los vehículos actúan como lugar final del transporte.

Uno de los argumentos principales que se utilizan en la página web que explica el acuerdo entre empresas es la dificultad, con el tráfico actual en las grandes ciudades, de conseguir componentes y piezas en situaciones de urgencia.

El acuerdo se remonta al año 2015 y la compañía alemana lo ha dejado en manos de su sección Future Transportation Systems, lo que traducido sería Sistemas de Transporte del Futuro. Además, el primer modelo de furgoneta utilizado para este objetivo ha sido la Vito, de fabricación española, concretamente en la localidad alavesa de Vitoria-Gasteiz, de ahí su nombre.

Aplicación para teléfonos móviles

Este proyecto tiene un tercer actor y es, como no podía ser de otra manera, el teléfono móvil. Para comunicar el dron con el vehículo, es necesario que la persona que va a recibir la mercancía acceda a la aplicación creada para dicha situación. El dron, de esta manera, podrá localizar a través de la señal GPS del dispositivo móvil la furgoneta donde hacer la descarga. Cuando la persona cree que la furgoneta está lista, dará la orden a través de la app y el dron, gracias a tecnología láser, podrá aterrizar sin problema.

Transporte sin fronteras

Las personas detrás de este proyecto creen que los factores clave para que este proyecto salga adelante son la sostenibilidad económica, la calidad del servicio y la seguridad. A partir de aquí, y según sus propias palabras:

Solo podemos aprender de la experiencia y esto es precisamente por lo que nos estamos reuniendo en Alemania y California.

Colaboración entre Daimler y Matternet. Twitter

Esperemos que la colaboración salga adelante de manera más directa y profesional. Sería un gran paso poder optar, sobre todo en el terreno industrial, a un transporte distinto al habitual, sin la necesidad de utilización de furgonetas o coches para pequeños paquetes.

¿El futuro? No me imagino toda la mercancía que puede transportar un camión de gran tonelaje pudiendo ser traída por mil drones inundando el cielo como una nube que tiene ganas de descargar con furia toda su lluvia. Igual, dentro de unas cuantas décadas, los drones hayan evolucionado de tal manera que el problema surja en las autopistas aéreas, llenas de taxistas locos y Delorean voladores.