En los últimos años, hemos asistido a una nueva forma de entender varios mercados relacionados con la tecnología. La industria del automóvil, por ejemplo, está introduciendo la innovación eléctrica. Sin embargo, lo que verdaderamente cambiará el tejido productivo será la llegada de la impresora 3D. Poder copiar cualquier diseño con tan solo un programa informático será muy ventajoso.

Uno de los mercados que más rápidamente cambiará su modus operandi será el de la construcción. ¿Crees que la puesta manual de ladrillos seguirá siendo la alternativa más extendida a lo largo de los próximos años? Con el paso de los meses, se está observando una corriente ligada directamente a este nuevo sistema de producción. Al fin y al cabo, se conseguirá un ahorro importante en personal.

La productividad en el sector de la construcción crecerá con la impresora 3D

No solo eso, ya que la tecnología de imprimación introducirá materiales mucho más robustos, así como permitirá a las empresas reducir el riesgo de que los empleados sufran accidentes laborales. Todo ello, además de la mayor productividad que les generará a las compañías, hace que cada vez sean más las empresas que apuesten por este tipo de soluciones.

Ahora bien, ¿en qué punto se encuentra esta combinación de software y hardware? Se trata de un binomio que, combinado, puede permitir la construcción de una edificación en tiempo récord. El simple hecho de no tener que esperar la solidificación de elementos esenciales en la construcción hace que el proceso sea mucho más sencillo. El mejor ejemplo te lo mostramos a continuación.

¿Hasta qué punto puede la industria de la construcción acelerar esta transición? El último hito conseguido por esta alternativa ha sido la construcción de un edificio de 2 plantas, algo que no se había logrado anteriormente. La impresora capaz de fabricar tantos metros cuadrados por unidad de tiempo es la COBOD BOD2, la cual tiene unas medidas de unos 10 x 10 metros. ¿Cuáles son sus fortalezas y debilidades?

Un nuevo modelo de construcción para acelerar la transformación

Lo primero que cabe mencionar es que no se ha batido un récord en relación al tiempo empleado. De hecho, según se puede leer en el portal tecnológico New Atlas, se han requerido hasta 3 semanas para poder completar la instalación sobre el solar elegido. Aun así, ¿qué curiosidades y planteamientos nos sugiere este nuevo sistema?

La impresora 3D llegará, paulatinamente, a nuevos mercados durante los próximos años. Aniwaa

Cabe destacar que esta máquina, la cual parece llegada del futuro, únicamente sirve para asentar el ‘esqueleto’ del edificio. De hecho, se ha precisado la contribución de personal de obra para terminar de culminar aspectos básicos de la propia estructura, tales como ventanales o techo, entre otros. Aun así, se trata de una innovación sobre la cual cabe realizar un particular énfasis.

El ahorro en materiales y personal permitirá un coste de construcción muy inferior

El ahorro de costes se ha convertido en uno de los elementos esenciales para entender el porqué de su potencial éxito en esta industria. Según las primeras estimaciones, se habría conseguido culminar la obra habiendo gastado hasta un 60% menos de lo que habitualmente implicaría el uso tradicional de fabricación. ¿Puedes imaginar las múltiples ventajas de este sistema de fabricación?

El edificio en cuestión es de 2 alturas, habiéndose introducido en el programa de diseño la disposición de varias estancias. Tanto es así que, posteriormente a su producción, de forma manual, se han agregado espacios con el objetivo de simular que se trata de una casa completamente habitable. De hecho, así lo es, pero este ejemplo permanecerá como desarrollo de una investigación.

Una nueva revolución para explicar el futuro de varias industrias

¿Quién no recuerda cómo hace ya alguna que otra década los robots irrumpían en las cadenas de producción? En esta ocasión, las propias máquinas de impresión 3D, también denominadas impresoras 3D, podrían convertirse en la próxima revolución. De confirmarse su ascenso en los próximos años, muchos productos que actualmente corresponden al sector secundario serán víctimas de su utilización.

La impresora 3D centrada en la construcción todavía está en fase de pruebas. Archinect

Es pronto para conocer cuándo será el momento en el que este instrumento pueda cambiar la forma de entender la fabricación de todo tipo de productos. Lo que sí puede hacerse es un guiño al pasado. La imprenta original supuso un cambio drástico en la expansión del conocimiento. ¿Tendrá su propia versión esta impresora de nueva creación?

Habrá que esperar, por tanto, un tiempo para conocer cuáles son las líneas de investigación que hay presentes en la actualidad, en qué proceso de encuentran actualmente y, por supuesto, cuándo merecerá la pena confiar a este binomio la producción de nuestra futura vivienda. Y tú, ¿crees que la casa que compres en algún momento futuro pueda ser fruto de la impresión 3D?