Hace relativamente poco tiempo, quizás te hablo de un par de décadas en el pasado, la mayoría de nosotros no creeríamos historias acerca de coches que se conducen de manera autónoma o lanzamientos al espacio exterior, perpetrados por un excéntrico multimillonario y visionario hombre de negocios. La realidad es que Elon Musk, a base de tesón, esfuerzo y un alto grado de visión de futuro, quiere conseguir aquello que parece imposible. ¿Le damos otra oportunidad, esta vez en el campo de la biotecnología?

Tu cerebro hackeado

Ha sido recientemente, según hemos podido comprobar en el medio de comunicación tecnológico Engadget, que Elon Musk ha presentado, a través de una de sus empresas denominada Neuralink, como podríamos ser los humanos dentro de varias décadas. Los implantes tecnológicos están ganando terreno, tanto para complementar un fallo a nivel físico o mental, como para mejorar nuestras capacidades como especie. Tal y como puedes ver en el vídeo, que te dejo bajo estas líneas, el implante sería realizado por un robot dentro de un quirófano, eso sí siempre con la supervisión de personal médico.

Un cerebro conectado puede ser tan emocionante como peligroso

La intención de Elon Musk, en un principio, sería utilizar esta tecnología para restaurar funciones básicas de personas que, por ejemplo, hayan perdido una extremidad o no tengan la capacidad de hablar, ver u oír. Sin embargo, dado el tremendo potencial de la tecnología, el propio Musk avisa que este será el primer paso para conectar nuestro cerebro a un ordenador, con lo que podríamos descargar su contenido, añadir nuevas funcionalidades o cualquier otra locura que se te pueda ocurrir. La experimentación con humanos podría llegar el próximo año, ya que actualmente se han implantado sensores en ratas de laboratorio. Veremos cómo avanza esta rama de la biología y si Elon Musk acierta con su predicción de un futuro donde nos conectemos a internet, sin necesidad de ningún dispositivo.