Cuando hablamos de viajes a otros planetas, en este caso Marte, uno de los nombres que primero nos vienen a la cabeza es el onmipresente Elon Musk. En su afán por dotar a la humanidad, al menos a la parte más pudiente, de la tecnología necesaria para encarar las próximas décadas de la mejor manera posible, el señor Musk ha hablado recientemente de la posibilidad de que pueda llegar a Marte.

Un viaje para la historia

Tal y como hay un coche de Tesla surcando el universo en busca de algún extraterreste al que llamar la atención, Elon Musk tiene la firme intención de surcar la negrura que separa nuestro planeta de Marte. En declaraciones realizadas en un documental, titulado Axios, emitido por HBO, el dueño de Tesla admite que el porcentaje de que un viaje al planeta rojo sea viable, siendo él uno de los pasajeros, se encuentra en torno al 70%. Su explicación es que, en los últimos años, han conseguido realizar multitud de avances tecnológicos que permiten soñar con dicha posibilidad.

Elon quiere viajar a Marte, a pesar de las condiciones poco propicias

Elon incluso se ha aventurado a dar una cifra, estamos hablando de unos 200.000 dólares por billete, para este tipo de trayecto hacia lo desconocido. Además, ante la insinuación de uno de los entrevistadores de que estos viajes serían el patio de recreo de la gente multimillonaria, el dueño de SpaceX asegura que viajar a Marte no sería un paseo, sino que habría que trabajar duro, una vez se haya aterrizado en el planeta, para construir la base. Además, en una afirmación categórica, Elon declara que:

Una vez que se complete el aterrizaje, estaríamos trabajando sin descanso en la construcción de la base. Con lo que no habría demasiado tiempo para el ocio. Además, una vez que estés allí, incluso después de haber hecho todo esto, en un ambiente tan duro, existen altas probabilidades de morir. Creemos que podemos volver, pero no estamos seguros. ¿Os suena a un plan de escape para la gente rica?