Close Button
Compartir

¿Puede un kayak eléctrico ser una tecnología posible? Una empresa checa lo acaba de hacer realidad. Así es.

Echando un rápido vistazo al mercado eléctrico actual, lo cierto es que se pueden encontrar este tipo de soluciones en multitud de medios de transporte. Esto es así, principalmente, debido a la sencillez que presenta su instalación, así como la fácil funcionalidad de esta innovación. Desde automóviles a bicicletas, pasando por trenes o, por supuesto, patinetes. Todo está apostando a lo eléctrico.

Esto nos hace replantearnos una cuestión. ¿Son los compuestos de las baterías el petróleo del siglo XXI? Esto es lo que habría que valorar tras conocer hasta qué punto vemos en nuestro alrededor las mecánicas eléctricas. Ahora bien, ¿alguna vez hubieses imaginado la disposición de un kayak con esta solución dinámica? Esto es justo lo que ha planteado una compañía tras un estudio de mercado.

El kayak eMogi está pensado para moverse más fácilmente ante corrientes marinas

El nombre de este revolucionario es eMogi. Además, cabe destacar que no se trata de una solución adherida en la parte trasera de igual modo que cualquier lancha presente en el mercado. Las denominadas lanchas fueraborda incorporan, únicamente, un motor convencional de combustión interna presente en la parte trasera. Esto va mucho más allá, ya que se trata de una opción integrada.

En el desarrollo de esta alternativa ha trabajado un equipo especializado, el cual ha contado con toda una serie de tecnologías para crear una alternativa con un gran potencial. ¿Conseguirá ser un referente en los próximos años en este curioso mercado? Sin duda alguna, cuenta con una serie de soluciones que llama la atención, sobre todo, por el potencial que podría ofrecer al usuario.

Veamos, por tanto, cuáles son las principales cualidades dinámicas de esta propuesta, hasta qué punto nos encontramos ante una tecnología con potencial en los próximos años y, por supuesto, en qué sentido podría influir a su demanda la instalación de este peculiar motor eléctrico. ¿Servirá como principal eje del movimiento o únicamente ayudará en los desplazamientos?

Una apuesta diferencial para destacar en el mercado del kayak del futuro

Según se puede leer en el portal especializado New Atlas, nos encontramos ante una propuesta que destaca, sobre todo, por guardar una imagen muy parecida a la que tendría cualquier otro modelo presente en el mercado actual. No obstante, su diferenciación radica en la parte trasera y, como es lógico, dentro de la propia estructura. Esto es así debido a la integración del motor y baterías.

En relación al reparto de pesos, estamos ante una propuesta que ha sido desarrollada para tener este tipo de variables bien atadas. Por ello, cuenta con un motor eléctrico que está situado, como es lógico, en la parte trasera. Este va unido a una hélice con el objetivo de mover el agua para permitir el desplazamiento. Un volante telescópico, el panel de control y las baterías están en la proa.

El kayak con motor eléctrico podría ser referente en los próximos años

Dentro del kayak, también a diferencia de la competencia tradicional, cuenta con una tecnología que permite manejar la dirección de este medio de transporte con los pies. Se trata, por tanto, de una alternativa muy interesante para poder desplazarse por el agua con facilidad y, sobre todo, seguridad. Ahora bien, ¿hasta qué punto es útil en proporción a la autonomía que puede ofrecer?

El eMogi dispone de una tecnología de baterías de iones de litio que destaca por contar con hasta 4 niveles distintos. En su conjunto, la de mayor capacidad puede servir para circular hasta un total de 7 horas. De este modo, la realización de rutas por la costa puede ser muy sencillo. Eso sí, se tendrá que realizar un uso discreto, es decir, no acelerando al máximo en todo momento.

Un kayak eléctrico pensado para servir específicamente a un uso

Según los propios creadores de esta curiosa tecnología, nació como una alternativa para destacar en ríos. La clave de esta propuesta radicaba en recorrer distancias determinantes río arriba. Con la ayuda del motor, podía ser mucho más fácil crear esta propuesta. Ahora, esta clave se ha convertido en algo adicional. Como opción de recreo o como ayuda en rescates, parece haber otros usos.

eMogi, así es el primer kayak que incorpora su propio motor eléctrico integrado

El kayak es el último medio de transporte que apuesta por lo eléctrico. New Atlas

Según se ha podido saber gracias al portal mencionado anteriormente, la unidad que incorpora una batería de 600 Wh estará disponible al precio de 6.150 euros. Se trata de un coste para el público que, si verdaderamente ofrece valor al público, estará más que amortizado. Aun así, teniendo en cuenta el dato conocido, la versión con mayor autonomía podría estar próxima a los 10.000 euros.

Y tú, ¿considerarías la adquisición de esta propuesta a estos precios? Habrá que esperar un tiempo todavía para verlo en el mercado. No obstante, se trata de una opción que llama la atención por no contar con competencia. Por ahora.

Temas relacionados: Tecnología

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!