Limpieza y espacio exterior son dos conceptos casi antagónicos. Uno, que es muy aficionado al séptimo arte, no recuerda una película de ciencia ficción que una estos curiosos conceptos. Sin embargo, parece lógico que después de tantas décadas enviando aparatos al oscuro y vasto cielo, ya sea hora de hacer una limpieza en profundidad del mismo. Menos mal que los europeos somos gente de bien y nos hemos adelantado en esta tarea.

Una limpieza sin precedentes

Recientemente, gracias a la información que hemos podido encontrar en la página web de la propia Agencia Espacial Europea, sabemos que esta entidad será pionera en una tarea tan poco agraciada como es la limpieza de los desechos que hemos abandonado en órbita. La nave que se encargará de esta tarea se denominará ClearSpace-1 y, tal y como puedes ver en la imagen inferior, ya ha sido diseñada y se encuentra en proceso de construcción en la actualidad. Las cifras muestran la necesidad de actuar casi de inmediato. Por ponerte un ejemplo, existen cerca de 3.000 satélites estropeados en las alturas y millones de partículas girando alrededor de nuestro planeta, procedentes de colisiones entre los mismos.

Imagen de la primera aeronave que limpiará el espacio. ESA
Esta tecnología podría revolucionar un campo inexplorado en la aventura espacial

Además de realizar una labor necesaria, el propósito de esta misión espacial es demostrar la capacidad de la Agencia en el desarrollo de tecnologías en este ámbito. Luc Piguet, CEO de ClearSpace, asegura que:

Es el momento adecuado para esta misión. En los años venideros, el número de satélites se incrementará ostensiblemente, con múltiples megaconstelaciones hechas de cientos o miles de satélites que orbitan la Tierra para entregar amplias coberturas, telecomunicaciones de baja latencia y monitorizar servicios. Es necesario un remolque para eliminar los satélites estropeados de esta región de alta densidad de tráfico.