El espionaje ha sido siempre una de las prácticas más comunes para conocer información muy valiosa sobre personas, grupos determinados, países o potencias mundiales. Estos datos recopilados han provocado guerras, han permitido la paz entre naciones o, simplemente, han servido como elemento de anticipación por parte del descubridor.

Muchas de las estrategias llevadas a cabo en el pasado han sido objeto de culto y, por supuesto, han sido copiadas por el enemigo una vez se ha comprobado su eficacia. En la actualidad, hay millones y millones de noticias relacionadas con lo que se conoce como ciberespionaje, pero lo cierto es que una nueva alternativa relacionada con la era digital ha llamado la atención del público.

El análisis de filamentos de una bombilla no podría haber tenido lugar hace años

¿Sabías que con una simple bombilla es posible detectar conversaciones ajenas? No, no es que se le incorpore un micro o una cámara que pase desapercibida en la misma. Lo descubierto por unos investigadores supera cualquier expectativa. Para lograr analizar y descubrir, aunque sea parcialmente, de qué tata una comunicación entre personas, basta con analizar sus filamentos.

Además, no es necesario que la persona que pretende obtener la valiosa información se encuentre en las inmediaciones más próximas. De hecho, tan solo se necesitará un equipo de imagen de alto rendimiento con capacidad para grabar con mucha nitidez qué es lo que ocurre a unos 25 metros de distancia. ¿Cuál es el objetivo? Apuntar y grabar sin interrupción a la bombilla que ilumina la estancia.

Veamos, por tanto, cómo es el funcionamiento de esta curiosa práctica, por qué no hubiese sido posible aprovechar esta pista en el pasado y, por supuesto, por qué ha sido posible obtener datos con una gran fiabilidad. ¿Hay todavía un mayor margen de mejora a lo largo de los próximos años? He aquí algunas de las claves que explican este revolucionario sistema de espionaje.

Tecnología de imagen para obtener datos de conversaciones ajenas

Lo primero que cabe mencionar es que bastaría con disponer un equipo de imagen de alto rendimiento para conseguir el objetivo propuesto. La lente debería enfocar la bombilla que estuviese próxima al círculo de personas que estuviese hablando sobre un tema determinado. Las ondas provocadas por el tono de voz impactarían contra el cristal de la misma, produciendo pequeñas vibraciones.

Las bombillas permiten analizar a un equipo de especialistas conversaciones tomadas a 25 metros. TicBeat

Se trata de movimientos únicamente apreciables para aparatos de gran rendimiento, de ahí que únicamente sea posible acceder a la información si se cuenta con un equipo de altas prestaciones. Dichos datos se traspasarían, mediante edición, a una plantilla de comandos de voz, lo que permitiría conocer el mapa escrito de los sonidos. ¿Dónde está la clave?

La inclusión de una base de datos es esencial para garantizar el éxito de la tecnología

La inteligencia artificial tiene un papel fundamental una vez se ha producido el trasvase de las ondas al formato digital. Gracias a una base de datos que estaría en continuo desarrollo, se conseguiría descifrar parte de las frases pronunciadas, lo cual podría servir como una primera aproximación si no fuere posible la instalación de una cámara o micrófono escondidos.

Y bien, ¿por qué se han hecho públicos los avances de esta investigación? Las primeras pruebas realizadas han confirmado la eficiencia del sistema. Tanto es así que se ha podido detectar la letra de una famosa canción o parte de uno de los discursos que dio Donald Trump en campaña de las elecciones. Estamos ante un revolucionario sistema de detección de datos confidenciales.

Una comprobación que anima a seguir investigando en la materia

Tal y como se puede leer en el portal El Comercio, esta innovación tiene todavía un gran potencial de desarrollo. Los investigadores, de origen israelí, creen que el alcance y obtención de las vibraciones podría ser mucho más preciso mediante sistemas de filmografía de altísima calidad.

Gracias a la vibración de los filamentos se ha podido descifrar una conversación. Bombilla mundo

Buena prueba del alcance de la investigación radica en que se han podido utilizar aplicaciones muy destacadas en nuestro día a día. Google o Shazam han conseguido detectar elementos de canciones de grupos como Coldplay. En cuanto al discurso ofrecido por el magnate Donald Trump, también se ha podido realizar un seguimiento de aquellas palabras en las que se ponía más énfasis.

La bombilla en particular se encontraba colgada del techo

Aun así, es pronto para determinar cuál es el posible límite de esta nueva y revolucionaria tecnología. De hecho, es importante tener en cuenta que los resultados han sido posible debido a que la bombilla se encontraba situada en una lámpara colgante. ¿Se podrían obtener los resultados si estuviese anclada directamente del techo?

Este tipo de cuestiones son las que han de tratarse en futuros experimentos relacionados. Pese a ello, se puede observar cómo dejamos huella en un espacio manteniendo, simplemente, una conversación.