La guerra comercial entre Estados Unidos y China está a punto de vivir uno de los momentos más complicados tras la decisión tomada por el país estadounidense. Según la exclusiva avanzada por Reuters, el gobierno de Donald Trump está a tan solo unos días de provocar un cambio muy relevante en el ámbito de las telecomunicaciones.

El reporte de Reuters afirma directamente que Estados Unidos trabaja en una orden ejecutiva que prohíba a las compañías estadounidenses trabajar con equipos fabricados por Huawei y ZTE, empresas que ya se han visto afectadas por el conflicto internacional anteriormente.

Huawei y ZTE, al borde de la salida de EEUU

Hasta tres fuentes de información han confirmado a Reuters que el inicio de 2019 será especialmente interesante para aquellos que siguen el tira y afloja entre Estados Unidos y China. Según este reporte, la orden ejecutiva entraría en vigor en el nuevo año para impedir que las compañías trabajan con equipos de telecomunicaciones chinos.

El gobierno de Donald Trump sigue sin confiar en empresas como Huawei o ZTE, a las que acusa de espiar para China, por lo que intenta limitar a toda costa su presencia en Estados Unidos. De esta forma, la orden ejecutiva no significaría solo la prohibición del uso de sus equipos, sino también un bloqueo a su participación en las redes 5G.

Fuentes procedentes de la industria de telecomunicaciones y de la Administración estadounidense han explicado que esta orden ejecutiva ha sido desarrollada durante los últimos ocho meses. Si la información es verdad y esta entra en vigor en enero, el Departamento de Comercio tendría que obligar a las empresas a dejar de comprar equipos de telecomunicaciones extranjeros.

Donald Trump estaría a punto de firmar una orden ejecutiva para excluir a Huawei y a ZTE. Rock&Pop

"Riesgos importantes para la seguridad nacional" sería la razón que el gobierno diese a las compañías afectadas a partir de enero. Esta decisión no es sorprendente tras lo realizado por Australia, que directamente prohibió a Huawei y a ZTE unirse a su red 5G por seguridad.

En el caso estadounidense, muchos operadores rurales trabajan actualmente con equipos fabricados por esas dos empresas chinas, por lo que la orden ejecutiva les obligaría a abandonarlos sin compensación alguna. Mientras estos están preocupados por el futuro, algunos funcionarios del sector investigan si esta supuesta medida del gobierno sería legal.

El texto, que aún no está finalizado, no mencionaría directamente a Huawei y ZTE, dos de los mayores fabricantes del mundo. Sin embargo, sí incluiría una autorización para los trabajadores del Departamento de Comercio para limitar el crecimiento del uso de equipos producidos por estas dos compañías.

Donald Trump tiene el poder

La próxima fase de la guerra comercial entre Estados Unidos y China pasaría por una orden ejecutiva que haría referencia a la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional, que otorga al presidente de Estados Unidos la potestad de regular el comercio si cree que hay una emergencia que podría afectar al país.

No sorprende para nada el futuro movimiento de EEUU si tenemos en cuenta que el propio presidente firmó en agosto una orden que prohibía a los miembros del gobierno utilizar equipos fabricados por ZTE y Huawei. Sin embargo, la orden ejecutiva del próximo enero llegaría en un momento clave para el despliegue del 5G.

La llegada de esa nueva red está la vuelta de la esquina, por lo que Estados Unidos quiere protegerse de la presencia de compañías que podrían espiar para el gobierno de China. Ahí es donde aparecen Huawei y ZTE, que se quedarían fuera de la carrera del 5G en un país tan importante a nivel global como el estadounidense.

Huawei podría ser la gran víctima, junto a ZTE, de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. IT News Africa

"[Estamos] trabajando a través del gobierno y con nuestros aliados y socios afines para mitigar el riesgo en el despliegue de 5G y otras infraestructuras de comunicaciones", ha explicado un funcionario de la Casa Blanca, dejando entrever que estos sospechosos fabricantes no tendrán cabida en las redes 5G.

Esta prohibición supone un serio problema para los operadores del país, que tienen que ir buscando ya socios fabricantes para adentrarse en el mundo del 5G. Por el momento, ni Huawei ni ZTE han hecho ningún comentario al respecto.

Como era de esperar, la noticia no ha tenido buena acogida en el gobierno chino, como demuestran las declaraciones de la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying:

Algunos países, sin ninguna evidencia y haciendo uso de la seguridad nacional, asumieron tácitamente delitos para politizar e incluso obstruir y restringir las actividades normales de intercambio de tecnología.

Aunque aún no haya confirmación oficial de la llegada de la orden ejecutiva, la prohibición del uso de equipos de Huawei y ZTE parece inminente. Este es el próximo capítulo de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, aunque no será último, pues ya esperamos la respuesta del gobierno chino.