¿Quién nos iba a decir que la primera mitad de 2020 íbamos a estar en la situación actual? Restricciones de movimientos, limitaciones en nuestras rutinas fuera del hogar y todo ello, por causa de un virus que está afectando a la inmensa mayoría de países. Si nos centramos en la práctica deportiva fuera de la vivienda, la situación es mucho más que complicada.

Salir a correr o montar en bicicleta es algo que se puede realizar cumpliendo una serie de normas de seguridad. Aun así, algunas voces comienzan a reclamar que cualquier persona podría salir a practicar estas actividades portando una mascarilla. Imaginas lo difícil que puede llegar a ser, ¿verdad? Por el momento, es una opción que se maneja y que, sin duda, podría terminar implementándose.

El proyecto Iwind permitirá a los ciclistas respirar aire más puro sobre la bicicleta

¿Puede haber alguna alternativa? ¿Cómo se podría renunciar a la mascarilla en los paseos en bicicleta? Un proyecto que está situado en Kickstarter podría contener la solución. Se trata de una nueva tecnología que permitiría a las personas que practican deporte a lomos de una bicicleta respirar aire mucho más limpio que el que hay presente en las ciudades.

El nombre de esta opción tan curiosa es Iwind y sus comienzos se retrotraen a episodios anteriores a la llegada del Covid-19. Es por ello que su uso está especialmente diseñado para combatir, en términos generales, la polución creada por los motores de combustión interna, las calefacciones presentes en el ámbito urbano, etc. Ahora bien, ¿cuál es su utilidad y por qué podría tener un hueco en el mercado?

Veamos, por tanto, cuáles son sus cualidades más destacadas, por qué podría convertirse en una opción muy interesante para los próximos años y, por supuesto, si se trata de una opción a valorar o, en cambio, cuenta con una serie de limitaciones. He aquí las claves de una de las alternativas que está pendiente de obtener la financiación necesaria para que comience su distribución.

Una especie de respirador para obtener un aire de mayor calidad

El objetivo es disfrutar de una respiración más pura en nuestros desplazamientos por ciudad o carreteras de un denso tráfico. Gracias a esta tecnología, disfrutar de un aire renovado será más sencillo. Ahora bien, ¿cómo sería su funcionamiento? Para entender su rendimiento, es necesario acudir al sistema que equipa en la parte trasera del casco. Sí, este va incorporado.

IWIND está pensado para respirar aire más limpio mientras se practica deporte. Kickstarter

Pese a que se puede observar cómo una especie de mascarilla sirve para respirar, lo verdaderamente importante radica en la parte trasera. Esta solución cuenta con una serie de filtros para eliminar cualquier tipo de impureza provocada por la contaminación. De hecho, según se puede leer en la descripción del producto, consigue capturar partículas tan pequeñas como 0.4 micras.

El bombeo de aire al interior del filtro permite que el ciclista lo obtenga renovado

El funcionamiento de esta revolucionaria innovación empieza, por tanto, en una especie de aspiradora a pequeña escala. El aire recogido por el prototipo pasa por una serie de filtros para limpiar la suciedad. Tras ello, el conducto que se observa en la imagen anterior es el que transporta el aire renovado. Así, se consigue una mejor respiración y, por tanto, un pedaleo más eficiente.

Aun así, cabe mencionar que el chorro de aire limpio se mezcla, en cierto sentido, con el presente en la atmósfera. Esto es así debido a que el respirador no está conectado directamente con la cara de la persona, sino que se encuentra a apenas algún que otro centímetro de distancia. Es por ello que, a pesar de conseguirse mejoras en la calidad del aire, el rendimiento no es del todo efectivo que se espera.

Un mayor rendimiento que se consigue en la bicicleta

Entre los motivos que determinan que se trata de una solución válida únicamente para la bicicleta consta la propia presencia del casco y, por supuesto, el movimiento que se realiza practicando carrera. La inestabilidad del paso haría que mucha más cantidad de aire sucio se mezclase con el limpio, lo que provocaría un rendimiento mucho más inferior que sobre la bicicleta.

El casco iwind está especialmente diseñado para filtrar el aire para librarlo de impurezas. Kickstarter

Cabe destacar, además, que el producto constar con una especie de calentador para los días más fríos. Así, el aire que obtiene el deportista será más cálido. Por su parte, en la parte trasera posee un distintivo luminoso para mejorar la visibilidad del ciclista. Así, se consigue mejorar la seguridad.

La carga del dispositivo se realiza a través de un puerto USB

En relación con la batería, cuenta con una autonomía de unas 9 horas, disponiendo un puerto de carga USB. Para contar con su máximo nivel de autonomía, se requerirá un proceso de poco más de 3 horas y, en caso de usar el calentador, de unas 6 horas.

Actualmente, si se consigue el objetivo de recaudación, se podrá disfrutar de esta tecnología a un coste de 66 dólares, un 33% más barato de lo que se espera que sea su precio cuando salga a la venta para el mercado minorista. Y tú, ¿comprarías este producto o no merece la pena?