En os últimos años, las soluciones tecnológicas relacionadas con el campo de la salud se han multiplicado de forma exponencial. El mayor aumento de la esperanza de vida en los países desarrollados ha provocado que el gasto en soluciones terapéuticas se haya disparado, alentando, por otra parte, la realización de nuevas innovaciones en la materia. Ahora bien, ¿cómo es este comportamiento?

Pese a que una buena parte del desarrollo de nuevas propuestas tecnológicas está especialmente relacionado con la creación de aplicaciones móviles específicas, la formulación de soluciones robóticas ha cobrado una nueva dimensión. Esto es así, fundamentalmente, debido a los múltiples avances que han tenido lugar en relación con la inteligencia artificial.

El exoesqueleto permite tener una recuperación más fácil para los potenciales usuarios

Es en este campo donde se encuentra la innovación que pasamos a mencionarte en el día de hoy. ¿Sabrías explicar con tus palabras qué es un exoesqueleto? Se trata de una innovación que permite aumentar o recuperar una determinada capacidad para realizar alguna tarea a través de un sistema controlado por el cerebro. Así es la tecnología que pasamos a mencionar un poco más abajo.

Es una propuesta diferencial que está especialmente inspirada para tratar la recuperación de pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular. La realización de una terapia basada en la realización de esfuerzo físico es fundamental en una buena parte de los afectados. Este shock, en muchas ocasiones, provoca la pérdida de movimiento de una parte del cuerpo, algo que es recuperable en algunos casos.

Veamos, por tanto, cómo funciona esta tecnología, por qué es fundamental la realización de una terapia que incluya unidades robóticas de estas características y, por supuesto, en qué se traduce su uso continuado tras haber sufrido un accidente cerebrovascular. Es un producto que está en fase de desarrollo, pero ya ha conseguido garantizar resultados a una serie de usuarios.

Un robot que ayuda a aumentar el radio de movimiento de las personas

En ocasiones, tal y como se ha mencionado anteriormente, pacientes que han sufrido un ictus o similares, requieren de la realización de ejercicios especializados para mejorar la capacidad de movimiento. Podría decirse que se trata de una especie de aprendizaje para acostumbrar al cuerpo a la realización de facultades físicas perdidas a consecuencia del accidente. ¿Cómo ayuda este robot?

Harmony AHR, que es como así se llama esta innovación, es una tecnología que está creada por una empresa afincada en Austin, en el Estado estadounidense de Texas. Lo primero que cabe destacar es que se debe utilizar estando la persona sentada. Tras cumplir este requisito, habrá que introducir los brazos de la persona en unas ranuras especialmente creadas para ello.

El accidente cerebrovascular es una enfermedad que puede dejar múltiples secuelas

Una vez completada esta maniobra, el robot mecánico podrá ser configurado para realizar los movimientos que, naturalmente, haría una persona en su día a día. El objetivo está especialmente creado para permitir a la persona, en todo cuanto sea posible, mantener un estilo de vida que tenía anteriormente al accidente cerebrovascular. Esto se consigue a través de la repetición de movimientos comunes.

Tal y como se puede observar en las imágenes anteriores, se trata de una herramienta que está diseñada para ponerse en la piel de la persona a la hora de aprender, por segunda vez en la vida, movimientos tan comunes como levantar un brazo o cargar algo de peso. Todo ello teniendo en cuenta las posibles limitaciones de sensibilidad que haya podido haber derivadas de la enfermedad.

Múltiples configuraciones para mejorar a este producto robótico

Con el paso de los meses, se ha conseguido incrementar el número de replicaciones de movimientos. Gracias a una serie de novedades en el código fuente de esta unidad robóticas, en la actualidad cuenta con una gran variedad de movimientos. Tanto es así, además, que se puede utilizar de forma independiente para cada brazo, algo muy positivo si solo hay pérdida de movilidad de una extremidad.

Harmony SHR está especialmente creado para servir en centros de recuperación de personas afectas por accidentes cerebrovasculares. New Atlas

En anteriores ocasiones se ha podido observar cómo este tipo de programas han tenido repercusión en otras áreas como la industrial. Sin embargo, esta es la primera vez que nos encontramos una solución especialmente diseñada para disfrutar de un producto ambientado en la recuperación de personas que necesitan seriamente rehabilitación.

Este producto tiene un target muy específico en el mercado

Según se puede leer en New Atlas, es un equipo que está diseñado, fundamentalmente, para ser utilizado en centros de recuperación de afectados por accidentes cerebrovasculares o médula espinal.

Habrá que esperar un tiempo para conocer cuál es el coste de producción, hasta qué punto se trata de una solución con fácil estandarización y qué tipo de centros se beneficiarán de contar con un equipamiento de estas características. ¿Imaginas cuál es su potencial? Es pronto todavía para saberlo.