Facebook suma y sigue en su debacle de privacidad. Y es que por si no era suficiente con que los datos de 50 millones de usuarios se hubieran empleado por Cambridge Analytica para crear campañas de marketing segmentadas (las últimas noticias elevan esta cifra hasta los 87 millones, según Mashable), se confirman las peores sospechas.

¿Cuántas personas ajenas a Facebook tienen acceso a nuestros datos?

Facebook ha reconocido abiertamente que los datos personales de 2.000 millones de usuarios han estado al alcance de cualquiera, es decir, que son vulnerables.

Esta información se ha hecho pública tras explicar que acaban de eliminar una característica que permite a los usuarios agregar su número de teléfono y dirección de correo electrónico en el cajetín de búsqueda de Facebook para localizar a otras personas, una herramienta que estaba siendo empleada por terceros para obtener información pública de los perfiles.

Esto no deja de ser una muestra más de que Facebook sabe demasiado de sus usuarios y además no puede garantizar la seguridad de toda esta información, aunque no tenga reparos en monetizarla a un precio irrisorio pero que le reporta enormes beneficios.

En palabras del portavoz de la compañía:

Teniendo en cuenta la escala y la sofisticación de la actividad que hemos visto, creemos que la mayor parte de los usuarios de Facebook podrían haber sido espiados de esta forma. Por eso hemos desactivado esta función.

¿Cuántas filtraciones de datos de Facebook más existen? Pixabay

Facebook cambia de estrategia y lo reconoce todo

Parece que Facebook ha pasado de usar la estrategia del avestruz de esconder la cabeza ante las malas noticias a entonar el mea culpa y es que una crisis de esta envergadura solo puede afrontarse desde la autocrítica, asumiendo los errores y prometiendo una solución real al gran problema de Facebook. Algo que por cierto, todavía no han desarrollado.

Mark Zuckerberg ha declarado en una rueda de prensa:

No evaluamos de forma profunda cuál era nuestra responsabilidad y eso fue un gran error. Ahora lo asumimos.

Llegar hasta este punto les ha costado demandas y que Mark Zuckerberg haya sido requerido para comparecer en el Senado de varios países para explicar el escándalo de Cambridge Analytica y cómo gestiona su red social la privacidad, así como su rol en la sociedad. Ya no hay vuelta atrás con la campaña electoral en favor de Donald Trump pero, ¿cuántas otras filtraciones de información estarán en poder de terceros?

Pues seguramente muchas más, teniendo en cuenta que el CEO de Facebook asegura desconocerlo, una respuesta que como usuaria me pone los pelos de punta. Como leemos en Bloomberg:

No podemos salir ahí fuera y averiguar el mal uso que la gente hace con nuestros datos, lo que sí podemos hacer es dificultar su tarea. Creo que seremos capaces de cortar una gran cantidad de mala actividad que actualmente existe.

A pesar de todo Mark Zuckerberg defiende su modelo de negocio basado en la publicidad mostrándose muy crítico con otros modelos como el de Apple, insistiendo en que es la única manera de llegar a todo el mundo. Y es que Facebook nació con la idea de causar impacto y llegar a todos los rincones de la sociedad.

Así, la idea es seguir mostrando anuncios, aunque según Zuckerberg, estos anuncios han de ser buenos para sus usuarios. Quizás por eso hayan retirado los de criptomonedas. Eso sí, de dejar de obtener información de los usuarios, nada de nada.

Mientras tanto, las acciones de Facebook siguen descalabrándose y el movimiento #deleteFacebook sigue más vivo que nunca, instando a sus usuarios a borrar su perfil en la red social. Por su parte, Zuckerberg hace un brindis al sol insistiendo en que Facebook es la mejor red social y que la vida "está para aprender de los errores".