A veces tenemos que asumir, como seres humanos que somos, que nadie es perfecto, ni tan siquiera una máquina o un servicio que utiliza la tecnología para funcionar. También tenemos que comprender que, a pesar de tener en cuenta multitud de resultados y posibles escenarios, puede que un equipo de ingenieros se olvide de ejecutar una directiva de seguridad en una aplicación dirigida para el público infantil. Imaginar estos escenarios es posible, aunque si está Facebook detrás, la sombra de la duda tiene el tamaño de Godzilla.

Niños chateando con adultos

Hace pocas horas, en el momento de la redacción de este artículo, hemos tenido conocimiento, según la información aparecida en el medio de comunicación tecnológico The Verge, del supuesto error de programación, o técnico como Facebook afirma, en la aplicación Messenger Kids, disponible tanto para dispositivos iOS como para teléfonos móviles bajo Android. El grave problema ha surgido cuando la aplicación, que está diseñada para que los niños y niñas menores de 13 años hablen entre sí, deja que adultos se unan a sus conversaciones.

La app para niños y niñas tiene un grave error de seguridad. CNET
Parece que Facebook comete demasiados errores en los últimos años

A pesar de que la app se basa en una premisa totalmente acertada, que los niños no puedan hablar con personas que no han sido aprobadas por sus padres, Messenger Kids ha permitido que, dentro de grupos de chat, personas anónimas, además de adultas, hayan podido integrarse en las conversaciones. Facebook, como no podría ser de otra manera, no ha realizado ningún tipo de declaración al respecto, ni antes ni después de descubrirse el monumental error, aunque sí ha estado avisando a sus usuarios de manera discreta. Esperemos que tengan algo que decir, además de que ha sido un fallo, porque es increíble cómo vendemos nuestra alma a una corporación con tantos errores.