Si partimos de la base de que, según mi humilde opinión, los niños y niñas deberían tener un contacto pausado y lento con la tecnología, creo que apuestas de este estilo, destinadas a un público infantil, hacen falta en un mundo tecnológico que, queramos o no, nos ha alcanzado a la velocidad de la luz. Como tiene que haber artículos para todas las necesidades, Fitbit quiere segmentar su público y los más pequeños de la casa tienen una pulsera para ellos.

Una pulsera divertida, resistente y segura

Es evidente que un producto para niños y niñas debe tener esas tres características. Les tiene que entrar por los ojos con colores y formas llamativas y, además, debe resistir agua, suciedad y golpes. Este es el caso de Fitbit Ace 2. Además, la pulsera tiene las medidas de seguridad necesarias para que los padres puedan confiar en las personas y amigos con las que comparten sus datos, gracias a la posibilidad de configuración de la cuenta familiar.

El ejercicio físico es la base de esta pulsera

Esta pulsera de Fitbit es sumergible hasta 50 metros, tiene una batería que puede durar hasta 5 días, lleva una correa adaptable y cómoda, monitoriza la actividad física y las horas de sueño y puede ser personalizada con divertidas pantallas de inicio. Además, ya que la actividad física es tan importante en los primeros años, Fitbit Ace 2 motiva al niño o niña a realizar 60 minutos de actividad al día, le felicita cuando cumple sus objetivos, permite competir entre amigos y envía notificaciones para mantenerte en movimiento.

Así luce la Fitbit Ace 2. Fitbit
Aún quedan, aproximadamente, 4 semanas para que las primeras unidades lleguen a los usuarios

El precio, en la página web oficial que ya permite realizar reservas, es de 69,95 euros. Así que si quieres que tus hijos estén al día en las nuevas tecnologías, y que se conciencien de la importancia del deporte, esta podría ser una gran opción para los más pequeños y pequeñas del hogar.