Nunca he sido un gran devoto de la natación, las piscinas y las exigencias de un deporte que me invita a mantenerme horizontal sobre el agua, cuando yo en realidad lo que quiero es tirarme de cabeza, realizar aguadillas a mis amigos y utilizar toboganes para disfrutar del agua con cloro. Dicho esto, este deporte cuenta con decenas de miles de adeptos en nuestro país, millones en todo el mundo, y parece que la industria tecnológica ha escuchado las plegarias de nadadoras y nadadores. ¿Quieres conocer FORM?

Gafas que enfocan el entrenamiento

Como cuentan en el vídeo, que te muestro unas líneas más abajo, estas gafas de natación inteligentes vienen a ocupar un espacio vacío en los entrenamientos de profesionales y amateurs de esto de las piscinas, los gorros apretados y los bañadores de competición. FORM, que es como se denomina la empresa en cuestión, ha decidido invertir en investigación y desarrollo y crear unas gafas que se basan en la realidad aumentada y en las señales que se utilizan, por ejemplo, en los cascos de pilotos de combate en sus aviones militares. Estas gafas, como te comentaba, están orientadas a quienes viven muchas horas en el interior de la piscina, ya que la información que muestran tiene que ver con parámetros de natación.

El consejo de expertos ha sido clave en el desarrollo de estas gafas inteligentes

Las FORM Swim Goggles han sido creadas a partir de conversaciones y la experiencia de los mejores y las mejores nadadoras, además de sus entrenadores. A diferencia de otros deportes, donde multitud de relojes o pulseras cuantificadoras pueden hacer las veces de excelentes wearables para manejar estadísticas necesarias para llevar al límite tus objetivos, en natación, como cada parte del cuerpo cumple una función fundamental a la hora de nadar, es prácticamente imposible rendir de manera eficiente y poder echar un vistazo al reloj de turno. Es por eso que la gente responsable de FORM ha querido ofrecer a los nadadores una experiencia novedosa con la introducción de las gafas de realidad aumentada. No necesitas nada más que tu vista para saber tiempos, ritmo y brazadas en el momento actual.

Características fundamentales de FORM

Los aspectos esenciales, que el personal de la compañía ha publicado en una escueta nota de prensa, son tres. Por una parte, FORM utilizada la tan manida realidad aumentada para mostrar la información necesaria al usuario de las gafas en cuestión. En segundo lugar, éstas incorporan un ordenador miniaturizado, obviamente, que, gracias a sus 16 horas de batería, posibilita el uso de la inteligencia artificial para calcular y mostrar parámetros como los tiempos de cada largo, la distancia recorrida, el número de brazadas o el ritmo de las mismas. Por último, FORM utiliza materiales de alta calidad, además de procesos de fabricación de última tecnología.

Así lucen las gafas inteligentes de FORM. FORM
Uno de los directivos de FORM ha sido nadador olímpico

Como no podía ser de otra manera, estas gafas vendrán acompañadas de la correspondiente aplicación para dispositivos móviles, tanto para aquellos usuarios que utilicen terminales Android como aquellos que sigan los gustos de la compañía de Tim Cook. Scott Dickens, uno de los responsables de FORM, asegura que:

He competido en dos Olimpiadas: 2004 y 2012. En el nivel de élite, todo es medido a la centésima de segundo. Tener acceso a parámetros en tiempo real en tus gafas marca un antes y un después. FORM permite, tanto a nadadores como a entrenadores, conocer lo que sucede en cada momento. Incluso si no eres un competidor de nivel, FORM consigue que la natación sea más divertida. Siempre sabes lo que estás haciendo y puedes competir contigo mismo mientras nadas.

Menos de 200 euros te pueden separar de nadar como Michael Phelps

El lanzamiento de estas gafas de realidad aumentada para deportistas acuáticos tendrá lugar el día 7 de agosto de 2019 y podrás adquirir una de sus primeras unidades en la tienda en línea de la empresa. El precio de lanzamiento se sitúa en los 199 dólares, que al cambio vendrían a ser algo menos de 180 euros, vendiéndose en un único color, negro, y un único modelo, que puede ser ajustado dependiendo de las necesidades de cada persona. Sin duda alguna, los profesionales del sector están de enhorabuena. La tecnología sigue ayudando al ser humano a cruzar límites, antes insospechados.