La Unión Europea ha estado debatiendo durante los últimos meses el establecimiento de un impuesto a las grandes compañías tecnológicas, como Apple o Facebook. El diálogo no ha llegado a buen punto tras la negativa de algunos países, por lo que Francia ha decidido tomar su propio camino.

La iniciativa del gobierno francés ha terminado en la llegada de una tasa a los gigantes tecnológicos que entrará en vigor a partir del próximo año. Tras esta decisión, puede que su camino sea imitado muy pronto por otros gobiernos como el español o el británico.

El impuesto "GAFA" de Francia

Según ha informado BFMTV, el gobierno de Francia ha anunciado que las grandes compañías que trabajan en el mundo tecnológico tendrán que hacer frente al impuesto GAFA a partir de enero de 2019. El nombre de esta tasa no es casualidad, ya que hace referencia a Google, Apple, Facebook y Amazon.

Bruno Le Maire, ministro de Economía, ha sido el encargado de confirmar que Francia no esperará la decisión de la Unión Europea sobre este impuesto y empezará a cobrárselo a las grandes tecnológicos a partir del 1 de enero, es decir, en tan solo dos semanas.

"El impuesto se aplicará en cualquier caso el 1 de enero de 2019 y, por lo tanto, cubrirá todo el año 2019 por un monto que estimamos en 500 millones de euros", ha comunicado Le Maire, haciendo referencia a la recaudación que Francia ingresará gracias a esta tasa.

El impuesto "GAFA" en Francia entrará en vigor en enero de 2019. International News

Por el momento, el gobierno francés trabaja en la posibilidad de incluir esta medida dentro de la Ley Pacto que ya ha sido aprobada en primera lectura por la Asamblea Nacional. Esto implica que tiene que ser aprobada también por el Senado a principios de 2019, aunque puede ser que el gobierno opte por otro camino.

Hay una diferencia importante entre los planteamientos que Francia y la Unión Europea han hecho respecto a este impuesto. De esta forma, la tasa GAFA no se limitará al volumen de negocios pensado por la UE y también afectará a ingresos publicitarios, plataformas y reventa de datos personales.

Aunque Francia haya decidido tomar la iniciativa, Le Maire ha comunicado que no se separa del camino de la Unión Europea y pretende todavía que esta tome una decisión antes de marzo de 2019. Por ello, trabajará junto a Alemania para convencer a los pocos países que aún se niegan a la imposición de esta tasa a los gigantes tecnológicos.

El polémico impuesto de la Unión Europea

La tasa GAFA lleva en el centro de la polémica desde que empezó a debatirse entre los países miembro de la UE. La mayoría de ellos están a favor de cobrarles un impuesto especial a las grandes compañías del sector tecnológico, pero la negativa de algunos de esos países provoca que aún no haya acuerdo.

Entre esos países que defienden el "No" encontramos a Irlanda y Dinamarca, que alegan que este impuesto solo aumentaría las tensiones ya evidentes entre la Unión Europea y Estados Unidos. En medio de ambas posturas encontramos a Alemania, que también teme la respuesta estadounidense y prefiere tomar medidas menos arriesgadas.

Cabe destacar la presencia de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en este debate, que defiende la creación de una propuesta conjunta para la regulación de la tributación de los gigantes tecnológicos.

Francia ha decidido establecer un impuesto a a los gigantes tecnológicos, entre los que se encuentra Apple Wikimedia Commons

Como decíamos, en el lado de Francia también están otros países de la UE como Reino Unido y España. Este último es uno de los que más apuestan por la llegada del controvertido impuesto mediante el Anteproyecto de Ley del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, muy cerca de ser aprobado por el gobierno español.

Esta tasa estaría enfocada en empresas como Google, Facebook o Apple, y afectaría a los ingresos procedentes de publicidad en línea, venta de datos de usuarios e intermediación online. Como punto a destacar, solo sería para aquellas compañías tecnológicas que facturen más de 750 millones de euros en todo el mundo o 50 millones en la UE.

Tal y como confirma El Confidencial, el gobierno español espera recaudar hasta 1.200 millones de euros durante 2019 tras la entrada en vigor de este impuesto a varios servicios digitales. Pese a las expectativas, se desconoce aún si esta tasa será aprobada en España en un futuro inmediato.

La falta de entendimiento entre los países de la Unión Europea ha provocado que aquellos que están a favor de la tasa a las compañías tecnológicas la hayan aprobado de forma individual. Mientras tanto, el debate sigue vivo hasta marzo de 2019, fecha límite para llegar a un acuerdo entre todos.